Tos seca vs tos con moco

Tos seca vs tos con moco

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La tos es uno de los síntomas de consulta más común en las farmacias y uno de los primeros síntomas que indican que algo no está bien en tus vías respiratorias.

Definición

La tos es un mecanismo de defensa del organismo destinado a eliminar obstrucciones o sustancias extrañas de las vías aéreas facilitando así la eliminación de las secreciones y la respiración. Consiste en una maniobra respiratoria brusca y explosiva de expulsión del aire de los pulmones. El aire sale a unos 140 km/h, impresionante ¿verdad? Toser no debe ser un acto suprimido farmacológicamente a no ser que interfiera en el sueño, produzca irritación bronquial que induzca posteriores ataques de tos o que resulte molesto para el paciente por otro motivo.

Puede producirse por:

  • acumulación excesiva de moco en las vías respiratorias
  • enfriamiento
  • sequedad
  • sustancias químicas (humo, agentes irritantes,…)

Tipos de tos

Según su duración:

  • Crónica: cuando la duración de la tos supera las 8 semanas continuas. Suele ser la típica tos de los fumadores. Si fumas recuerda que todos los días son buenos para “plantarte y dejarlo”.
  • Aguda: cuando la duración es menor de 3 semanas.
  • Entre 3 y 8 semanas se considera subaguda.

Según los elementos que la compongan:

  • Seca o improductiva: al toser solo se expulsa aire.
  • Productiva: además de aire se expulsa flema.

Tipos especiales (podríamos estar hablando de ellas durante horas pero en este momento no nos interesan, solo voy a nombrar un par de ellas):

  • Sibilante: típica en asmáticos.
  • Emetizante: se acompaña de vómitos.
  • Tos nerviosa

La mayor parte de dudas que nos llegan a la farmacia son sobre tos aguda enmarcadas en un proceso catarral.

Durante una gripe, catarro o infección de las vías aéreas lo normal es empezar los primeros días por tos seca irritativa. La reconoceremos porque cuando tosemos no hay nada que expectorar. En los días posteriores progresa a tos productiva. Ésta es con la que arrancamos o queremos arrancar el moco de pecho al toser.

Desde detrás del mostrador observamos un error que se repite continuamente: no saber diferenciar entre la tos seca y la tos con moco. Es muy importante aprender a diferenciarlas porque tienen funciones y tratamiento completamente distintos.

Tos seca

Definición: tos que no se acompaña de la expulsión de mucosidad. Es debida a una irritación, dolor, o por la presencia de partículas extrañas (p.ej polvo) en la garganta. Salvo que su finalidad sea eliminar algún cuerpo extraño de las vías aéreas (p.ej cuando nos atragantamos) no sirve para nada y tenemos que evitarla. Por eso también se la llama tos improductiva. La tos seca origina un círculo vicioso que es necesario parar. Es típica los primeros días de un catarro cuando todavía no hay nada que expectorar.

Tratamiento

El tratamiento pasa por intentar calmarla.

Antitusivos de acción central. Deprimen el centro bulbar que controla el reflejo de la tos. El representante es la codeína, un alcaloide del opio que sirve de patrón de comparación a los demás antitusígenos. Siempre necesita receta médica porque tiene numerosos efectos secundarios: estreñimiento, sedación, tolerancia, dependencia…

La mejor alternativa a la codeína es el dextrometorfano. También es un derivado opiáceo con similar acción antitusiva pero sin los efectos secundarios de la codeína.

Cloperastina. No se conoce muy bien su mecanismo de acción pero se piensa que podría tener efectos centrales.

Tos productiva

Definición: tos que se caracteriza porque intenta expulsar la mucosidad o flema de los pulmones para limpiarlos. A diferencia de la tos seca que irritaba ésta sí tiene una función fisiológica útil que es ayudar en la eliminación del moco por lo que no debemos impedirla. Es típica de los últimos días de un catarro cuando el moco baja hacia los pulmones.

Tratamiento

El tratamiento pasa por favorecer el toser.

Expectorantes. Favorecen la eliminación del moco potenciando los mecanismos naturales  de eliminación (p.ej favorecen el movimiento ciliar que lleva el moco hacia la faringe). El representante es la guaifenesina.

Mucolíticos. Fluidifican el moco y disminuyen su viscosidad para que al toser sea más fácil expulsarlo. Son la acetilcisteína, el ambroxol, la bromhexina y, por último y más potente, la carbocisteína.

Medidas adicionales

Eleva cabeza y pecho en cama. Eso te ayudará a respirar mejor y toser menos. Puedes hacerlo colocando un almohadón debajo de la cabeza y parte superior del tronco o un par de libros debajo del colchón. Las enciclopedias que había antes en todas las casas eran ideales para esta labor. En casa de mi abuela todavía hay una 😉

Realiza inhalaciones de vapor de agua. Ya sea en un cuenco con un paño sobre la cabeza o, si tienes un baño pequeño, dejando unos minutos abierto el grifo mientras te duchas para que haga vapor.

Bebe abundante agua sola o preparada en infusión. El agua es mucolítica. Eso sí, evita el agua fría, ya hemos visto que el frío produce tos.

Evita que el ambiente del hogar sea seco. Si hace falta usa un humidificador.

Tapa boca y nariz en el exterior con una bufanda  los días de frío.

Evita ambientes con humo y no fumes mientras estés resfriado. Recuerda que cualquier día es un día magnífico para dejar de fumar. Mira aquí los beneficios de dejar los malos humos y cómo dejarlos.

Farmaojo

Si la tos persiste más de 3 semanas hay que ir a la consulta del médico, puede ser necesario un antibiótico.

Pacientes menores de 2 años. A los niños tan pequeñitos poco más se les puede hacer que lavados nasales con suero fisiológico o agua de mar e intentar que beban mucha agua. Es recomendable ir llevarlos siempre al pediatra para que les realice una exploración.

Algunos antitusivos pueden potenciar el efecto sedante de algunos medicamentos: antidepresivos, ansiolíticos, inductores del sueño…

Avisa a tu farmacéutico si eres hipertenso, estás embarazada, tienes diabetes o depresión.

  • Embarazo: durante el embarazo no están permitidas todas las medicaciones porque pueden afectar al desarrollo del bebé.
  • Depresión: algunos antitusivos pueden potenciar efecto de antidepresivos y ansiolíticos.
  • Hipertensión: algunos descongestivos pueden subir la tensión. Los IECA (antihipertensivos) pueden producir tos como efecto secundario que, en algunos casos, obliga a cambiar a otro grupo de antihipertensivos.
  • Diabetes: pide jarabes sin azúcar.

Fuentes

Fisterra

Guía farmacoterapéutica de actuación contra la tos. Tomás Codesal

Catálogo de medicamentos 2017. Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario