Vacuna para la meningitis ¿por qué no hay para todos?

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El ambiente general que percibo cuando mis conocidos de la vacuna del meningococo B  es: mamás y papás ligeramente preocupados, abuel@s en estado de pánico y la sociedad algo intranquila.

Mi mente científica trata siempre de buscar las causas busca el motivo por el que pueden estar así. He llegado a las siguientes conclusiones.

  • Papás y mamás: se preocupan por el bienestar de sus hijos porque quieren lo mejor para ellos
  • Abuel@s: no hay una explicación razonable. La mente de un abuelo se engloba dentro de las ciencias sobrenaturales que se escapan a la razón. Es lo que yo denomino “Síndrome Gollum”… mi tesoro…
  • La sociedad: está ligeramente intranquila porque es un tema que afecta a la salud pero sin llegar a saltar ninguna alarma

Antes de empezar a hablar de lleno de la vacuna para la meningitis os voy a introducir un poquito el tema explicándoos algunas cositas de la enfermedad.

Meningitis

En términos puramente fisiológicos la meningitis es una inflamación de las meninges. Las meninges son las membranas que rodean y protegen al cerebro y a la médula espinal como se puede apreciar en la siguiente imagen.

El cerebro y la médula deben permanecer aislados del exterior por lo que las meninges actúan como una pared de ladrillo y cemento sin ninguna fisura altamente impermeables.
Su inflamación aumenta su permeabilidad facilitando la entrada de agentes infecciosos al cerebro. Además al estar inflamadas aumentan de volumen comprimiendo al cerebro y a la médula. La meningitis puede ser una enfermedad devastadora.

Síntomas

  • rigidez de nuca
  • fiebre elevada
  • fotosensibilidad
  • confusión
  • cefalea
  • vómitos

Las meningitis pueden tener varios orígenes. En este caso nos interesa la meningitis de origen bacteriano, en concreto la causada por Neisseria meningitidis serogrupo B, y cuáles son sus consecuencias. La meningitis bacteriana, que es la que se muestra en la siguiente imagen, además de todos los síntomas anteriores puede producir daños cerebrales, sordera o discapacidad de aprendizaje en un 10 a 20% de los supervivientes.

Incluso cuando se diagnostica tempranamente y recibe tratamiento adecuado, un 5 a 10% de los pacientes fallece, generalmente en las primeras 24 a 48 horas tras la aparición de los síntomas.  Una forma menos frecuente pero aún más grave de enfermedad meningocócica es la septicemia meningocócica, que se caracteriza por una erupción cutánea hemorrágica y colapso circulatorio rápido cuyo desenlace es poco esperanzador. La bacteria se transmite de persona a persona a través de gotículas de las secreciones respiratorias o de la garganta. La propagación de la enfermedad se ve facilitada por el contacto estrecho y prolongado (besos, estornudos, tos, dormitorios colectivos, vajillas y cubiertos compartidos) con una persona infectada. El periodo de incubación medio es de 4 días, pero puede oscilar entre 2 y 10 días.

Vacuna

La vacuna para el meningococo B se autorizó por procedimiento centralizado en la Unión Europea el 14 de enero de 2013. Es decir, ha sido la Agencia Europea del Medicamento (EMA) quien ha autorizado la vacuna para los países miembros.

Es la primera y única vacuna autorizada en Europa contra el meningococo B, que actualmente es la causa más frecuente de meningitis bacteriana y es responsable de siete de cada diez casos de meningitis en España. Frente a los otros serogrupos  o estamos vacunando o directamente no son frecuentes en nuestro entorno. En enero de 2015 ha sido aprobada también por la FDA en Estados Unidos. Tras esta aprobación la vacuna está aprobada en 37 países.

¿Por qué es tan difícil conseguir una dosis de vacuna?

Vamos por partes.

En 2013 la vacuna contra el meningococo B fue clasificada en España como un Medicamento de Uso Hospitalario, su acceso estaba altamente restringido. En 2015 ha pasado a ser un medicamento de prescripción médica no restringida, lo que quiere decir que con la correspondiente receta médica cualquiera puede comprarlo.

Los efectos secundarios, la mortalidad y que el meningococo B sea el más frecuente en nuestra región son datos que asustan.

Entonces…

El resultado es que todos queremos evitar que nuestros pequeños pasen por una meningitis, esto está claro que eso es así, no creo que haya ningún padre al que le preguntes y te conteste “yo sí quiero que mi hijo tenga meningitis” y si lo hay, llamadme extremista, pero yo le quitaría la custodia. Como lo habitual es que los padres se preocupen por la salud de sus hijos ha habido un aluvión de peticiones de vacuna y el sistema está colapsado.

Desabastecimiento

No es la primera vez que esto ocurre con un medicamento.  El desabastecimiento es más habitual de lo que puede parecer a simple vista. Los laboratorios a principio de año hacen una estimación de lo que van a vender y en función a esa estimación organizan su producción. Si venden todo lo que tenían previsto vender antes de tiempo se produce un desabastecimiento. Esta situación dura hasta que se produzcan más unidades. En un medicamento corriente no suele durar mucho tiempo.

La vacuna contra el meningococo B tiene una particularidad, tarda aproximadamente 9 meses en fabricarse. Para intentar aliviar esta situación la AEMPS ha decidido autorizar la comercialización excepcional de 60.000 unidades de la vacuna. Pero no es suficiente. El laboratorio ya ha anunciado que la situación no se va a normalizar hasta el segundo trimestre de 2016.  Los almacenes reciben entre el 10 y el 15 por ciento de lo que piden al laboratorio y a las farmacias llegan a cuentagotas. Los farmacéuticos nos encontramos en una situación de impotencia porque cuando los papás nos preguntan cuándo va a llegar la vacuna que nos encargan. No lo sabemos y no tenemos posibilidad de saberlo.

Para los hospitales que atienden a población con riesgo de sufrir enfermedad meningocócica el suministro está garantizado, así como para la demanda adicional que se pudiera necesitar caso de surgir un brote de la enfermedad.

Papás y mamás, abuelos y abuelas, padrinos y madrinas, y demás allegados a los peques, estad tranquilos. Que no cunda el pánico. Pasito a pasito la vacuna llegará a todos.

¿Conoces a alguien a quien le pueda interesar este artículo? Enséñaselo, compártelo con él/ella.

Fuentes:

  • AEMPS
  • OMS
  • Novartis
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario