Cómo tratar las quemaduras caseras

 Cómo tratar las quemaduras caseras

Estás cocinando y te salta una gota de aceite, te has quemado con la puerta del horno al sacar la pizza que te vas a zampar, tu pierna se ha acercado demasiado al escape de tu moto, la plancha ha tocado algo más que tu camisa favorita…

¡Te has quemado!

3/4 partes de las quemaduras se producen en el ámbito casero y son leves, tratarlas puede ser fácil.

TIPOS DE QUEMADURAS SEGÚN LA PROFUNDIDAD


Primer grado:
Afecta sólo a la capa más superficial de la piel. Ésta se enrojece sin producir ampolla. Es dolorosa. Se cura sin dejar cicatriz en 4-10 días.

Segundo grado: Es más profunda que la anterior, aparecen ampollas y es dolorosa. Si es muy profunda, desaparece el dolor porque se destruyen las terminaciones nerviosas. Puede tardar hasta un mes en curarse y dejar cicatriz.

Tercer grado: Se destruyen todas las capas de la piel y tejidos adyacentes. La herida varía de color pálido a negruzco. Tampoco duele porque las terminaciones nerviosas están destruidas. Son las que más tardan en curar, siempre dejan cicatriz y en ocasiones necesitan injertos.

¡SOS! ME HE QUEMADO

Lo primero que hay que hacer es una verdad de Perogrullo: cuando notes que te estás quemando sepárate de la fuente de calor que te está quemando.

Lo siguiente que hay que hacer es enfriar inmediatamente la quemadura para disminuir considerablemente la gravedad de la misma y el daño a piel y tejidos, deja lo que estuvieras haciendo y ponte a ello. Una característica peculiar de las quemaduras es que aunque te separes de la fuente de calor la quemadura sigue avanzando hacia las capas más profundas de la piel. Por eso es tan importante aplicar al momento un chorro suave de agua fría durante 10-15 minutos. Si lo enfrías durante sólo 30 segundos no servirá de nada, aunque aparentemente se haya enfriado seguirá quemando.

A continuación aplica una crema específica para quemaduras sobre la zona quemada (mejor si tiene antibiótico) y tápala con un apósito-vendaje estéril. Puedes guardar tu crema para quemaduras en la nevera para que esté más fresca. Silvederma® es la crema más utilizada. Da muy buenos resultados, hay que tener precaución con ella en los siguientes casos:

  • Si tienes alergia a las sulfamidas: existen otras opciones como Furacin® o Dertrase®.
  • Silvederma® oscurece la piel sobre la que se aplica, un factor a tener en cuenta en zonas expuestas como la cara o las manos por motivos estéticos.

Barrera protectora

Otra característica de las quemaduras es que alteran la piel haciendo que la zona quede sin barrera protectora y deshidratada:

  • Al no tener barrera protectora la piel es más propensa a sufrir infecciones, de ahí la importancia de aplicar una crema con antibiótico para evitar que se infecte. Algunos remedios caseros como la mantequilla guardan el calor y aumentan las posibilidades de que se infecte la quemadura, no la uses.
  • Al estar dañada la piel no es capaz de mantener su hidratación natural y pierde el agua de sus células por evaporación. La pérdida de hidratación retrasa la curación y deja mayores cicatrices, además de aumentar el riesgo de infecciones. La crema ayuda a retener el agua evitando todos estos trastornos. La curación de las quemaduras es en ambiente húmedo, igual que el de las heridas (ver).

Qué no debes hacer

La pasta de dientes se utiliza en quemaduras menores por la sensación de frescor que produce. Además de la sensación de frescor reseca la zona empeorando la deshidratación y favoreciendo infecciones. Este es uno de los mitos que más cuesta desmontar sobre quemaduras. Yo misma se lo he dicho a mi abuela cada vez que la he visto con un pegote de pasta de dientes después de haberle saltado un poco de aceite cocinando. Menos mal que esas quemaduras son leves porque a sus más de 90 años no sé si conseguiré que cambie de opinión.

Si aparecen ampollas no las pinches y si aparece “piel muerta” en principio no la retires.

Si hay ropa pegada a la piel no la despegues, vete al médico.

Cicatrización

Una vez que la quemadura vaya mejorando es importante cuidar la piel dañada y mantenerla siempre hidratada con una cremita hasta su curación total, además de evitar el sol para no dejar cicatriz.

Estos farmatrucos son para quemaduras caseras leves. Si el dolor no desaparece, la zona afectada parece carbonizada o el tamaño de la quemadura es superior al de la palma de tu mano vete al médico.

Ante quemaduras con productos corrosivos como la sosa acude al médico. En caso de situaciones graves como electrocución (el quemado puede estar inconsciente) y grandes quemados llama al 112.

Si te has quedado con alguna duda pregúntamela, estaré encantada de responderte.

¿Te ha gustado esta información? Compártela.

3 comentarios en “ Cómo tratar las quemaduras caseras

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.