Faneca brava, qué hacer ante una picadura

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si te vas a bañar en una playa de Galicia tienes que saber una cosa… Bañarse en las playas de la tierra de Breogán no es plato de buen gusto para las medusas. ¿Será que se enfadan porque no son capaces de picarnos porque no saben si entramos o salimos del agua? Puede que sí, puede que no.

En este monólogo Touriñán explica cómo saber si el gallego sube o si el gallego baja (ver). Siguiendo su razonamiento, medusas, éste es un mensaje para vosotras por si un día os cruzáis con un gallego. Si el gallego va andando y mira hacia mar abierto el gallego entra al agua. Y si el gallego va andando y mira hacia la arena el gallego sale del agua. A lo mejor lo que os despista es lo de tener tierra en frente en vez de mar abierto por las rías. Las fanecas ya nos tienen más controlados, son muchos años de experiencia. De ahí que Rei Zentolo la haya incluido en su graciosísimo merchandaising.

Ahora en serio. Las playas de nuestro litoral, el más extenso de todas las comunidades, son frías por el fenómeno del afloramiento (ver). Gracias al afloramiento de agua fría tenemos uno de los ecosistemas marinos más rico y productivo del mundo y a las medusas alejadas.

¿En qué se traduce para nosotros el afloramiento? Pues en productos del mar de alta gama: el pescado, el pulpo y marisco gallego. Los percebes son el iPhone de la comida marina, y los tenemos gracias al afloramiento.

Además ¿qué mejor para las varices y las piernas cansadas que un baño donde rompen las olas en una agua refrescante y sin medusas?

Vamos a ir al meollo (que me voy por los cerros de Úbeda) por si alguna vez te pica una faneca.

Faneca brava

La faneca brava (Trachinus draco) es también conocida como escarapote, pez araña o pez víbora. Es un pez que vive en playas y aguas poco profundas. Al inicio de su aleta dorsal, cerca de la cabeza, presenta tres espinas conectadas a una glándula segregadora de veneno. No ataca per sé si no que más bien se defiende. Está semienterrada en la arena y cuando algún bañista la pisa clava las espinas venenosas de su aleta dorsal.

Prevenir la picadura

La mejor manera de evitar la picadura de una faneca es meterse al agua con fanequeras/cangrejeras. También sirven unas zapatillas acuáticas. Puede resultar un poco incómodo estar en el agua calzado pero es lo más efectivo.

Otra manera de evitarla es pisar arrastrando ligeramente los pies. Así evitaremos pisar de lleno sobre las espinas de su aleta dorsal. Ésta es la razón por la que existen personas a las que nunca les picó una faneca y personas a las que les han picado varias.

Las picaduras de faneca son más habituales con la marea baja, trata de evitar baños de mar en la bajamar.

Qué síntomas da una picadura de faneca

El principal síntoma es un dolor intenso y punzante que irradia hacia la extremidad. Una vez salgamos del agua comprobaremos además que alrededor de la picadura hay enrojecimiento (eritema) e hinchazón con acumulación de líquido (edema).

Qué hacer ante una picadura de faneca

Lo primero es lavar la zona con agua de mar o suero fisiológico. Esto permitirá encontrar posibles restos de espinas que todavía permanezcan clavados y arrastrar otros.

La toxina del veneno puede inactivarse por calor o neutralizarse con amoníaco. Entonces el siguiente paso será aplicarle amoníaco diluido al 3,5-5% o agua a 45ºC. Amoníaco al 3,5 no es más que el Afterbite de toda la vida. Es muy importante neutralizar el veneno con amoníaco tan pronto se produce la picadura (antes de que entre al torrente circulatorio) ya que si no el veneno se nos habrá escapado y el amoníaco será inútil. La otra opción es sumergir el pie afectado en agua a 45ºC durante 60-90 minutos. Es más lento pero es muy efectivo.

Si no tienes a mano amoníaco y agua caliente (que es lo más probable) acude al puesto de socorrismo o al centro médico más cercano para que te traten la picadura.

Según la sintomatología que tengas puede ser necesario que tengas que tomar:

– un antihistamínico por vía oral para aliviar el picor, la rojez y la hinchazón

– un analgésico si tuvieras mucho dolor

– aplicar una pomada antibiótica en la zona de la picadura para prevenir posibles infecciones

En las horas siguientes mantén el pie en reposo ya que lo tendrás muy dolorido. Los síntomas por la picadura de una faneca remiten al cabo de 24 horas aproximadamente. Y recuerda, este mal trago se puede prevenir con unas fanequeras.

Fuentes

COFPO agosto 2014 (picaduras)

Wikipedia

Blog Enfermeras Consejeras

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

1 comentario en “Faneca brava, qué hacer ante una picadura

Deja un comentario