Evita las conjuntivitis en playas y piscinas

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Seguro que alguna vez te han picado los ojos al salir de la piscina. Puede que incluso se te hayan enrojecido como en un anuncio de Vispring… o más. Eso se conoce como conjuntivitis irritativa química, es decir, es una conjuntivitis en la que los ojos se irritan por entrar en contacto (contacto directo o sustancia dispersa en el aire o agua) con algún producto químico, en este caso el cloro.

Tanto la piscina como la playa son lugares en los que nos divertimos mucho. Para que las conjuntivitis no nos fastidien la diversión debemos de seguir una serie de cuidados muy fáciles para nuestros ojos. Simplemente, haremos nuestro kit ocular playero-piscinero. Empezamos el kit.

Gafas de buceo

Es lo más eficaz para evitar una conjuntivitis playera-piscinera. Las gafas de buceo protegen los ojos del cloro, microorganismos y arenas (en el mar) que hay en el agua. Su uso es imprescindible si nos vamos a sumergir completamente. Junto con la colchoneta y las fanequeras (ver), equípate con las gafas de buceo para ir al agua.

Y cuando no buceo… ¿cómo me protejo?

Gafas de sol

El cloro y los microorganismos no son los únicos que pueden dañar nuestros ojos. Las gafas de sol previenen conjuntivitis y queratitis. Protege tu vista mientras tomas el sol, paseas o juegas a las palas. Incluso ve más allá, a la hora de ir al agua hazte un italiano, es decir, llévate las gafas de sol puestas. Los italianos son tan presumidos que no se quitan las gafas de sol de Gucci ni dentro de casa pero nosotros nos las llevaremos puestas por salud. Salvo que te vayas a sumergir (entonces usa gafas de buceo), es recomendable que no te las quites porque la superficie del agua refleja hasta el 80% de los rayos solares… ahí es nada.

Las gafas de sol siempre tienen que estar homologadas para evitar daños en los ojos. Consulta en tu óptica para elegir unas adecuadas.

Grupos especiales

  • Personas fotosensibles y con los ojos claros. La luz solar afecta más a sus ojos por lo que es especialmente importante que los protejan. Es tan importante para ellos llevar las gafas de sol encima como llevar el DNI.
  •  Los niños y los ancianos también entran dentro de los grupos especiales porque son los más reticentes a usar gafas de sol. Vigila e insiste en que se las pongan.

Lentillas

El uso de lentillas está totalmente desaconsejado dentro del agua. Da igual que sea el agua de la playa, del lago, del río o de la piscina, lo mejor es no bañarse con las lentillas puestas. Las lentillas no dejan de ser un cuerpo extraño dentro del ojo al que le sumamos los hongos, bacterias y otros microorganismos que hay en el agua y que se pueden quedar pegados a la lentilla. Vamos, llevarlas puestas es hacer que tu ojo sea el caldo de cultivo perfecto para una conjuntivitis infecciosa.

En caso de no tener otra alternativa que usar lentillas por alguna razón específica se recomiendan las diarias para evitar la proliferación de microorganismos. Pero pudiendo evitarlas ¡¡¡¡evítalas!!!!

Además las arenas de la playa que pueden entrar en los ojos y los productos de las piscinas como el cloro dañan más un ojo con lentilla que un ojo “libre”.

Pero tranqui, no tienes que ir a tientas por la arena. Hay solución. La alternativa son las gafas de sol graduadas.

Gafas de sol graduadas

Con ellas podrás estar en la toalla o pasear por la playa sin que te ciegue el sol y sin los riesgos que acarrean las lentillas en estos entornos.

Además, una ventaja de las gafas de sol graduadas en la que puede que no hayas reparado es que no sufren tantos robos como las que no lo están porque la graduación es personalizada.

Si te gusta ver el fondo del mar también tienes que saber que existen gafas de bucear graduadas. Son poco habituales pero que sepas que las hay.

Lágrimas artificiales y suero fisiológico

A partir de ahora métete esto en la cabeza. Siempre, siempre, siempre lleva contigo lágrimas artificiales y suero en unidosis cuando vayas a la playa y a la pisci. Mételos en la bolsa junto con la toalla y las palas. Guárdalos debajo de la sombrilla protegidos de las altas temperaturas y de la luz solar directa. Cuando notes molestias lava los ojos con suero. Después lubrícalos con la lágrima artificial. Para saber cómo aplicarlas correctamente lee el siguiente farmatruco (ver). Si las molestias no remiten o empeoran acude al centro de salud más cercano. Puede que necesites que te receten algún colirio antiinflamatorio o antibiótico y que valoren si hay lesión de la superficie ocular.

Repasamos: el kit ocular playero-piscinero está formado por gafas de sol y de buceo, suero fisiológico y lágrimas artificiales en unidosis. El kit nunca lleva lentillas. Y por último lo más importante ¡¡¡Acuérdate de llevarlo!!!

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo antes de irte.

¡Muchas gracias!

Fuentes

Cinfa Salud

Vision Direct

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 comentarios en “Evita las conjuntivitis en playas y piscinas

Deja un comentario