¿Es necesario tomar un protector de estómago al tomar antibióticos?

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La respuesta es breve y clara: NO es necesario. Existe una gran confusión acerca de que los antibióticos causan daño al estómago que viene alimentada por los dos siguientes argumentos.

  • Las pastillas hacen daño al estómago por el simple hecho de ser pastillas
  • Los antibióticos provocan diarrea en muchas ocasiones

El primer argumento cae por su propio peso. Es cierto que una pastilla debe deshacerse  para que sus principios activos puedan absorberse en el intestino. La pastilla se irá disolviendo con ayuda de la saliva y los ácidos gástricos. Esta disolución de una pastilla desde el punto de vista fisiológico no es más que una simple digestión.

Piensa que para absorber los nutrientes el estómago tiene que deshacer los alimentos hasta que formen una papilla, es decir, hacer la digestión. No por eso dejamos de comer, porque hacer la digestión no tiene absolutamente nada de malo para nuestra salud. 

La confusión viene porque hay principios activos que sí son dañinos para la mucosa gástrica (película protectora del estómago) y se generaliza a que son las pastillas las que hacen daño. Los antiinflamatorios como la Aspirina, el ibuprofeno (Neobrufén, Espidifén) o el diclofenaco (Voltarén) tomados en dosis altas durante un tiempo prolongado sí dañan el estómago. En un estómago sano dosis normales durante un tiempo limitado no son dañinas.

Como decía Paracelso “nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis”. Ni siquiera el agua es inocua, la intoxicación por agua existe y la puedes ver al final del siguiente artículo. (ver)

Podríamos hacer un símil con la comida para entendernos. Comer picante a dosis altas durante un tiempo prolongado también produce daño en la mucosa gástrica. Si generalizáramos y dijésemos que comer es malo para el estómago estaríamos cometiendo un error. Lo correcto es que el abuso de algunos alimentos picantes es lo que es malo para el estómago.

CONCLUSIÓN 1

NO es necesario un protector. Una Aspirina va a ser fuerte para el estómago la tomes en pastilla o en jarabe igual que una guindilla es una bomba para el estómago la tomes sólida o la tomes en zumo si te apetece. Pero un paracetamol no te va a hacer daño al estómago aunque te lo tomes en pastilla igual que no te lo va a hacer una merluza a la plancha aunque sea sólida.

El otro argumento tiene que ver con la flora intestinal.

En nuestro sistema digestivo viven millones de bacterias (flora intestinal) en equilibrio, como si fuese una balanza. Para nosotros estas bacterias son buenas ya que sus funciones  son  ayudar al metabolismo de nutrientes, impedir el desarrollo de bacterias perjudiciales e incluso protección frente a enfermedades. Los antibióticos matan bacterias sin distinguir entre bacterias buenas y malas. Al cargarse las bacterias “buenas” de la flora intestinal se altera el equilibrio de la balanza como podemos ver en la imagen y nos provoca una diarrea (a veces estreñimiento o dolor de estómago).

La diarrea dura solo unos días y tiene que ver con las bacterias de nuestro intestino, no tiene nada que ver con el estómago. La diarrea pasará sola, nos tomemos el protector o no.

CONCLUSIÓN 2

NO hace falta protector. Tomarse un protector estomacal para esto es como ponerse protector solar para ver Los Vigilantes de la Playa, innecesario.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en tu red social favorita.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario