Cómo cuidar los ojos frente a una pantalla

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

Si no está en Google no existe.

Para los Millennials y la generación Z esto es así. Y para el resto de la humanidad esto es cada vez más cierto. Desde la aparición de la banda ancha de internet y los smartphones hemos ido convirtiendo los dispositivos con pantalla en una prolongación más de nosotros mismos.

Ser Hommo Digitalis tiene su parte positiva y su parte negativa. A nuestra salud los dispositivos de pantalla pueden afectarle desde varios frentes. El sedentarismo asociado a usos prolongados está asociado al aumento de la osteoporosis, la diabetes y el colesterol. Utilizar dispositivos antes de dormir provoca insomnio. Los juegos online tiene incluso catalogado el “tilt” que es un estado de pérdida de control de las emociones, comportamientos impulsivos y nerviosos, elevación de la voz, insultos y tics. Pero creo que es importante que diga que todos estos efectos negativos sobre la salud dependen del usuario y no de la pantalla. Somos nosotros los que por no saber usar/racionalizar el uso de las pantallas nos estamos lesionando.

Existen sin embargo otras molestias que son inherentes al uso de pantallas.

SÍNDROME VISUAL INFORMÁTICO

La American Optometrist Association define el síndrome visual informático (SVI) como todos aquellos síntomas de los ojos que surgen como resultado de usar dispositivos electrónicos: monitores, tablets, e-books o smartphones de manera prolongada.

Se estima que sobre el 90% de los usuarios de pantallas digitales sufre SVI.

Los síntomas tras un período largo de uso de pantalla incluyen:

  •  fatiga ocular
  • dolor de cabeza
  • sequedad ocular
  • visión doble o borrosa

Causas del SVI

Disminución del parpadeo. El parpadeo sirve para hidratar los ojos y evitar que se enrojezcan e irriten. Cada parpadeo lubrica el ojo de manera natural con lágrima. Mientras le prestamos atención a una pantalla el número de parpadeos se reduce a la mitad, siendo incluso tres veces menor cuando jugamos a un videojuego de acción. Al no parpadear la película de lágrima se evapora y tenemos sensación se sequedad y picor.

Mayor carga de trabajo del sistema de acomodación de los ojos. Cada vez que estamos frente a una pantalla mucho tiempo es como si el sistema de acomodación hiciera horas extra. Cuantas más horas extra más posibilidades de sufrir SVI. El día que el sistema de acomodación se nos ponga en huelga vamos a pasarlo mal…

Factores externos. Reflejos y brillo inadecuado en la pantalla, iluminación pobre y tubos de aire acondicionado o calefacción directos.

Cómo evitar el daño en los ojos

Haz descansos. Concentrar la vista en distancias cercanas durante mucho tiempo obliga al ojo a enfocar constantemente. Para relajar la vista mira a lo lejos (6 metros son suficientes) cada 20 minutos durante 20 segundos.

Mantén una buena postura corporal y coloca el monitor/pantalla por debajo de la línea de tus ojos. Si lo colocas por encima obligarás al ojo a abrirse más y, por lo tanto, perderá más lágrima.

Evita el aire acondicionado y la calefacción directos, así como la luz solar directa. Para ver una pantalla es mejor la luz natural indirecta ya que evitará reflejos, o incluso la luz artificial.

Pregunta en tu óptica por las lentillas para usuarios de pantallas digitales. Si el mundo evoluciona las lentillas no se pueden quedar atrás. Estas lentillas, que ya existen, retrasan la pérdida de lágrima manteniendo el ojo hidratado más tiempo.

Recuerda visitar una vez al año al oftalmólogo para hacerte una revisión ocular completa.

El farmatruco estrella

Los síntomas más comunes del uso de pantallas en los ojos son: sequedad, molestias y picor. Son producidos principalmente porque el ojo se seca al perder más lágrima de lo normal.

Si tienes molestias y te apetece frotarte los ojos recuerda: los ojos se frotan con el codo.

Si después de haberte frotado los ojos con el codo sigues teniendo molestias entonces pasaremos al siguiente recurso, necesitas unas lágrimas artificiales. Las lágrimas artificiales imitan a las lágrimas que producen nuestros ojos para mantenerse hidratados. Con ellas la superficie del ojo se mantiene lubricada y con sensación de confort.

Hay muchas lágrimas artificiales distintas en el mercado. La principal diferencia para elegir una u otra radica en la frecuencia con la que la necesites.

  • Envase monodosis. No tienen conservantes y deben desecharse a las 24h de abiertas. Una monodosis cerrada es válida hasta la fecha de caducidad. Es ideal para usos ocasionales ya que la caducidad suele ser elevada (años) e incluso para uso diario para personas con sensibilidad a los conservantes. Cada unidosis suele traer 5 o 6 gotas por lo que sirve para varias aplicaciones durante las 24 horas. Además tiene la ventaja de que se puede llevar una unidosis en el bolso/mochila y abrirla en caso de una emergencia.
  • Envase multidosis. Una vez abierto el envase puede utilizarse durante 28 días (1 mes aprox). Algunos envases aguantan 3 e incluso 6 meses. Es la opción preferida por personas con artrosis o problemas artríticos en las manos porque hace falta menos fuerza para su aplicación.

Si tienes dudas con la técnica, el orden de las gotas o no eres capaz de ponerte unas gotas oftálmicas visita esta entrada del blog, te sorprenderá el invento que hay para ponerte las gotas.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en tus redes sociales, incluido Whatsapp.

Fuentes

Bausch & Lomb

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario