#DonoMiMelena Cuando el tamaño sí importa

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hoy quiero hablaros un tema un poco distinto a los que suelo tratar habitualmente, y aunque de manera diferente, relacionado con la salud.

Charles Baudelaire dijo “una sucesión de pequeñas voluntades consigue un gran trabajo.”

¿Y qué son las pequeñas voluntades? No son más que cositas que nosotros individualmente podemos hacer sin que nos supongan gran esfuerzo y que, sin embargo, pueden ser muy importantes para otras personas.

Uno de los efectos secundarios que produce rechazo entre las personas sometidas a algunos tratamientos contra el cáncer es la caída de pelo. La caída de pelo puede hacer que más gente de la que la persona afectada quiere se entere de su enfermedad, producir vergüenza, baja autoestima o depresión. Es una de las causas de la falta de adherencia (dejar el tratamiento) en quimioterapia. El pelo se cae, incluso a mechones, hasta que la cabecita se queda calva.

Mi pequeña voluntad va para ellos. #DonoMiMelena para que cuando a alguien se le caiga el cabello a consecuencia de la quimio pueda tener una peluca sin gastarse un dineral. Ésta es mi pequeña voluntad con la que podré ayudar a una persona. Y si yo #DonoMiMelena, tú donas la tuya y muchos de nosotros la donamos conseguiremos un gran trabajo.

Hay unos requisitos para poder donar

  • El primero de todos es que la longitud del cabello a donar debe alcanzar como mínimo los 30 centímetros. No todos los cabellos de una misma melena van a tener más de 30 centímetros pero todos son válidos. Aquellos que sean cortos se utilizan como relleno.
  • La melena debe estar limpia en el momento de cortarla, y seca en el momento de enviarla.
  • El cabello se enviará atado en una cola o en trenza. La mejor opción es la trenza porque así el pelo no se enreda durante el transporte.
  • Son válidos los cabellos lisos, ondulados y rizados. Los cabellos pueden estar tratados con permanentes, mechas o tintes siempre y cuando no estén muy estropeados.

Si cumples estos requisitos puedes ir a la peluquería a que te corten el pelo. Éste es el resultado del corte de mi melena. Cortar en cuatro trenzas distintas fue idea de mi peluquera (Mari, que ha hecho un gran trabajo) para poder aprovechar al máximo el largo de todos los cabellos.

Yo no me acordaba de lo que es tener el pelo corto. Después de años y años de orgullo de melena larga la sensación de las puntas tocándome los hombros se me hace extraña. Pero me gusta mi media melena. Volvería a cortármela hoy mismo. Además yo era de las que cuidaba con mucho mimo su melena, de las que se cortaba las puntas cuando empezaban a estar un poco abiertas y de las que no le ponía tintes para no estropearla. Asique sé que se llevan pelo muy mimado y de buena calidad.

Después de pasar por las tijeras el pelo se puede enviar por correo ordinario a la sede murciana de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Digo la sede murciana porque en Murcia también está la Asociación Española de Posticería (AEP). La AECC y la AEP  colaboran en la elaboración de pelucas para personas que pierdan su pelo durante tratamientos oncológicos y que, por uno u otro motivo, están atravesando además una situación económica complicada. El convenio firmado entre la Junta Provincial AECC de Murcia  y la AEP establece que ésta última se compromete a realizar pelucas con el pelo donado y se las entrega de forma totalmente gratuita a la AECC de Murcia para que ellos, a través de su trabajadora social, se las presten a aquellas mujeres que las necesiten. No supone ningún gasto para ellas, sólo devolverlas una vez no las necesiten, para poder seguir prestándolas.

La dirección de la sede murciana de la AECC es: Asociación Española contra el Cáncer, Calle Miguel Vivancos, nº5 CP:30007 Murcia. A mí el envío me ha costado 1,50€.

Otra manera de donar el cabello es a través de Mechones Solidarios o Pekelucas.

Desde que me he cortado el cabello varias personas me han pedido que les explique cómo es el proceso de la donación. Muchas ni siquiera conocían que el cabello se puede donar.

He iniciado también un reto solidario a través de la AECC con el que pretendo recaudar fondos para la investigación de tratamientos que ayuden en la cura del cáncer. Pincha aquí para acceder a él.

#DonoMiMelena y mi reto solidario son mis pequeñas voluntades, como diría Baudelaire. De tu ayuda depende que se conviertan en un gran trabajo. ¿Me ayudas difundiendo y/o colaborando con el proyecto?

Y tú, ¿estarías dispuesta (o dispuesto) a donar tu melena?

¿Cuál es tu motivo para tu #DonoMiMelena?

Quiero darle las gracias a Silvia Martínez de la Junta Provincial AECC de Murcia por su amabilidad y por toda la información que me ha proporcionado y a Mari, mi peluquera, por su esfuerzo para enviar los mechones en las mejores condiciones.

Fuentes

  •  Magai C, Consedine N, Neugut A, Hershman D. Common psychosocial factors underlying breast cancer screening and breast cancer treatment adherence: A conceptual review and synthesis. J Womens Health (Larchmt) 2007; 16 (1): 11-23.
  •  Sede murciana de la AECC
  •  AEP
ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

3 comentarios en “#DonoMiMelena Cuando el tamaño sí importa

  1. Muy interesante, el artículo. A veces por falta de información, no colaboramos, gracias a artículos como éste, podemos estar un poco más informados. Gracias, muy buena idea.

    • Muchas gracias Mari. Además en este caso colaborar es tan fácil, damos algo que ya tenemos y que para otras personas es súper importante.

Deja un comentario