Hepatitis C, la enfermedad que destruye el hígado de manera silenciosa

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uno de los primeros temas de los que te quiero hablar en mi blog es de una enfermedad que todos tenemos presente gracias a la repercusión mediática que está teniendo, la hepatitis C. Para que te familiarices con ella, antes de profundizar en la hepatitis C, te voy a dar unas nociones muy breves sobre el hígado y la hepatitis.

EL HÍGADO

El hígado es la víscera más voluminosa que albergamos en nuestro cuerpo y una de las más importantes ya que es el encargado de metabolizar prácticamente todo lo que entra en nuestro organismo.

Algunas de sus funciones son:

  • producir la bilis
  • sintetizar colesterol y algunas proteínas
  • neutralizar toxinas
  • metabolizar muchos fármacos
  • almacenar la vitamina B12 y el hierro entre otras sustancias

El hígado tiene una gran capacidad de funcionamiento. Hay en casos en los que sigue funcionando teniendo hasta el 70% de su superficie dañada sin dar síntomas. Cuando esta capacidad de funcionamiento es sobrepasada comienzan a notarse los problemas.

HEPATITIS

Hepatitis significa literalmente inflamación del hígado. Puede tener varias causas:

  • consumo crónico de alcohol
  • presencia de piedras o parásitos en el hígado o sus conductos
  • la ingestión de toxinas como la del hongo Amanita Phalloides, esa seta en la que vivía el 7 veces más fuerte que nosotros David el Gnomo (o 7.000 porque si no, no me explico como sigue en pie habitando en esa trampa mortal)
  • el consumo abusivo de algunos medicamentos como el paracetamol
  • virus

Los virus son los causantes de las hepatitis víricas. Las más importantes de éstas son la A, la B y la C y, en menor medida, la D y la E.

En este cuadro muestro como se pueden transmitir las diferentes hepatitis:

Las hepatitis A y E se pueden prevenir con las siguientes medidas de higiene:

  • bebe siempre de agua potable
  • lávate regularmente las manos
  • lava bien las hortalizas y verduras antes de comerlas
  • para la hepatitis A existe vacuna

La hepatitis B, C y D se pueden prevenir de las siguientes maneras:

  • evita compartir cepillos de dientes, agujas, cuchillas de afeitar y otros materiales punzantes

Si te vas a hacer un piercing, tatuaje o acupuntura asegúrate de que el personal te dé garantías de esterilidad. Lo mejor es que usen material de un solo uso  y que lo desprecinten delante de ti

  • usa preservativo en las relaciones sexuales de riesgo (es decir, SIEMPRE, a no ser que tengas pareja estable y ambos estéis libres del virus)
  • para la hepatitis B existe vacuna
  • la leche materna y la saliva NO transmiten las hepatitis parenterales
  • es muy importante no estigmatizar a los enfermos, la transmisión de las hepatitis parenterales no es fácil, requiere de un contacto estrecho

HEPATITIS C

La principal y peor característica de la hepatitis C es que es la que más cronifica de todas las hepatitis víricas y de ahí derivan sus principales problemas.

Solo el 15-45% de las personas que se infectan eliminan el virus de su organismo en 6 meses de manera espontánea. El resto desarrollará hepatitis C crónica.

Aquí te dejo algunas cifras estremecedoras.

Se calcula que en todo el mundo hay infectadas por el virus de la hepatitis C sobre 130-150 millones de personas, es decir, casi el 2% de la población mundial, con una incidencia de 3-4 millones de casos nuevos al año.

En pacientes crónicos el riesgo de cirrosis es del 25% a 20 años.

Cerca del 50% de los trasplantes de hígado que se realizan en España son consecuencia de complicaciones derivadas de la hepatitis C.

La enfermedad es responsable del 70% de las muertes por hepatocarcinoma celular y del 50% de las defunciones por cirrosis. En España causa la muerte de 12 personas al día.

Esta enfermedad no manifiesta síntomas hasta que está avanzada. El daño que ya haya sufrido el hígado hasta ese momento no se va a revertir.

En los últimos meses un nuevo tratamiento para esta enfermedad se está haciendo mucho eco: el sofosbuvir, más conocido como Sovaldi®.

Sovaldi®

El Sovaldi® ha conseguido la autorización de la Agencia Europea del Medicamento por un procedimiento acelerado gracias a la relevancia de su aportación terapéutica. Es activo frente a todos los subtipos de virus. En la mayoría de los casos el tratamiento se reduce de las 24 o 48 semanas habituales a sólo 12 semanas. Además el Sovaldi® alcanza tasas de curación mayores del 85% con menores efectos secundarios que el tratamiento tradicional.

La autorización del Sovaldi® para cada caso individual depende del grado de fibrosis hepática que tenga el paciente. Hay 5 niveles: F0, F1, F2, F3, F4 de menor a mayor gravedad. Estando autorizado su uso para un grado F2 (fibrosis moderada) o mayor.

Este medicamento está siendo actualidad en los medios por su precio ya que a la administración y al laboratorio les costó mucho llegar a un acuerdo sobre su precio.

Yo desde aquí envío todo mi apoyo a los familiares, amigos y enfermos de hepatitis C. Ojalá recibáis todos el tratamiento lo antes posible. Nada vale más que la vida y el bienestar de todos y cada uno de vosotros.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario