Por qué el Sombrerero de Alicia estaba loco

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¡Feliz, feliz no cumpleaños!

Eso cantaba el Sombrerero Loco de Alicia en el País de las Maravillas en la fiesta de no cumpleaños que celebraba con una liebre y un ratón cuando Alicia llegó junto a él en su viaje por el País de las Maravillas.

Podemos ver al sombrerero con su sombrero de 10/6 arreglar un reloj echándole mantequilla y azúcar o mojar y morder un plato como si fuese una pasta de té.

Es un personaje completamente desequilibrado.

Pudo ser otra la profesión del demente: un banquero, un deshollinador o un maestro de escuela, incluso estar jubilado, entonces ¿fue una casualidad que Lewis Carroll escogiese a un sombrerero chalado?

Pues no, Stockport, un pueblo cerca de donde creció Carroll, era conocido por la fabricación de sombreros. Por sus calles era habitual ver a los sombrereros confundidos o trastornados. En ellos se inspiró Carroll para su personaje.

¿Por qué estaba loco el Sombrerero?

En el S.XIX el Sombrero de Alicia (como el resto de colegas de profesión) utilizaba el fieltro como tejido para sus sombreros. Para hacer el fieltro se conglomeran varias capas de fibras de lana o pelo de animales. Tanto la lana como el pelo necesitan tratamiento para no apolillarse. Nuestro amigo el Sombrerero eligió el mercurio (lo habitual en aquella época) para tratar el fieltro contra las polillas ya que algunos de sus compuestos son eficaces antisépticos.

Este mercurio fue un arma de doble filo. Los ingenuos sombrereros que solían trabajar en talleres pequeños y calurosos, y que no tomaban precauciones, ingerían o inhalaban, sin darse cuenta, los compuestos tóxicos de mercurio mientras trabajaban. Así, eran expuestos día tras día a pequeñas cantidades del metal que se fueron acumulando poco a poco en su organismo. Sí, ahora lo sabes, ¡el Sombrerero Loco realmente estaba envenenado! Sufrió una intoxicación crónica por mercurio que acabó desembocando en una demencia.

Mercurialismo

El envenenamiento por mercurio se conoce como hidrargirismo o mercurialismo.
Sus síntomas son:

  1. Temblor (es el principal síntoma) en labios, lengua, dedos,…
  2. Náuseas, vómitos y diarrea (estomatitis mercurial)
  3. Alteraciones renales
  4. Alteraciones del sistema nervioso: irritabilidad, tristeza, ansiedad, insomnio, pérdida de memoria, hiperexcitabilidad, sueño agitado,…

Estas alteraciones del sistema nervioso eran las que llevaban a denominar locos a los sombrereros de la época. De aquí proviene la expresión coloquial “mad as a hatter” o “loco como un sombrerero” utilizada por los ingleses para referirse a una persona demente.

El mercurio es empleado hoy en día como fungicida y en la industria papelera y del PVC entre otras y contamina el agua a través de vertidos industriales; y al ser humano a través de esta agua, pescado y moluscos que viven en ella como se muestra en el siguiente dibujo.

El caso más llamativo de intoxicación masiva por este metal ocurrió en la Bahía de Minamata (Japón) con cerca de 3.000 casos diagnosticados oficialmente. Puedes verlo en el siguiente enlace:

http://es.wikipedia.org/wiki/Enfermedad_de_Minamata

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario