¿Qué pasaría si todo tuviese prospecto?

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Entra un paciente a la farmacia.

Tú: Buenos días ¿Qué desea?

Paciente: Buenos días. Mira, las pastillas que me llevé ayer no me las voy a tomar porque vi en el prospecto que causan covfefe (o cualquier otro efecto).

Tú: ¿Por qué a mí? (no lo dices, pero lo piensas).

Que levante la mano a quien nunca le haya pasado esto. No es la primera ni será la última que alguien no quiere tomarse un tratamiento por los posibles (solo posibles) efectos secundarios.

El pánico infundado

Este miedo al prospecto no tiene explicación lógica. Que en el apartado de posibles reacciones adversas de un fármaco esté escrito que en 1 de cada 1.000.000 de casos se produzca un efecto secundario equis indica que en el 99,9999% de los casos el efecto secundario no se produce. O sea, que en la práctica, no se produce. Puedes estar tranquilo. ¿Puede pasar? Sí, también te puede tocar el euromillones ¿Te va a pasar? Pues como el euromillones, un día te puede tocar un pellizco (un dolor de cabeza, a lo mejor dolor de estómago) pero el premio gordo es casi imposible que toque.

¿Por qué tanta información en el prospecto?

Los prospectos son extensísimos. ¿Por qué? Podría haber varias explicaciones. La primera es que las compañías sean conscientes de que leemos poco y quieran contribuir con los prospectos a solucionar el problema. La segunda es que tengan algún primo con empresas madereras a las que darles trabajo. La tercera es que… podríamos seguir conjeturando pero la verdad es que tienen tanta información por ley. Mira el BOE.

Que los prospectos estén obligados a traer tanta información por ley es una maravilla. La información nunca está de más, solo hay que saber interpretarla. Es más, yo creo que los alimentos deberían venir con más información, como un miniprospecto.

La solución

Para rebatir estos casos de alarma prospéctica no hay nada mejor que invitar al paciente a imaginarse un mundo en el que todo tuviese prospecto. Algunos ejemplos.

Huevo

Junto con la leche humana (que solo la consumen los bebés) es el alimento con la proteína de mejor calidad. En la clara del huevo se encuentran todos los aminoácidos esenciales para el ser humano. La proporción de proteína absorbida y utilizada por el ser humano roza el 100%. La proteína de huevo se toma como referencia como referencia. El resto de proteínas se les da un valor inferior a la del huevo (de 100 a 0). Pero el prospecto del huevo tendría que avisar de que una dosis excesiva de huevo tiene efectos secundarios como el aumento del colesterol y todos los problemas cardiovasculares asociados (se encuentra en la yema) y problemas de riñón (por exceso de proteínas).

Espinacas y atún

Las espinacas son fuente de fibra importante para prevenir el cáncer de colon y la diabetes tipo 2. El atún es fuente de ácidos grasos omega 3 qua ayuda a mantener unos bajos los niveles de triglicéridos y colesterol malo. Pero ambos tienen una cantidad muy alta de mercurio, metal muy conocido por su alta toxicidad. (ver) Ojo al prospecto del atún ¡tiene mercurio!

Chuletón

Además de lo apreciado que es, el chuletón es una fuente de hierro buenísima muy beneficioso en anemias (ya tienes una excusa para tomarlo 😉 ) pero como toda carne roja sube el ácido úrico. Otro más con efectos secundarios en su prospecto…

Soja

La soja ya debería tener miniprospecto a día de hoy. En su composición tiene fitoestrógenos, que son similares a los estrógenos (hormonas esteroideas). Los fitoestrógenos se recomiendan para llevar mejor las molestias de la menopausia, pero están totalmente prohibidos en mujeres embarazadas y en mujeres en tratamiento con tamoxifeno (fármaco para el cáncer de mama).

Agua

El agua es lo más inofensivo que existe. Se recomienda tomar al menos 2 litros de agua diarios entre la que se bebe directamente y la que ingerimos con los alimentos. ¿De qué otro alimento se recomienda tomar 2 kg al día? De ninguno. Por lo tanto el agua es lo mejor que existe para nuestro organismo. Pero ¿y si tuviera prospecto? El prospecto tendría que avisar que un exceso de agua es tóxico y puede matar. Beber más de 8 litros de agua al día puede ser mortal. Si se bebe demasiado los riñones no son capaces de eliminar toda el agua. Ésta acabaría acumulándose y en el cuerpo produciendo edemas, que podrían llegar a producir la muerte.

Conclusión

Si todo tuviese un prospecto, hasta por lo más inofensivo que es el agua, siempre habría alguien que nos diría que no se la va a tomar porque en el prospecto pone que es tóxica.

Esto nos demuestra que como decía la farmafrase de Paracelso “Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis.” Y demuestra también que, algunos alimentos que no llevan prospecto deberían llevar, por lo menos, unas indicaciones en su etiquetado advirtiendo de interacciones e incompatibilidades.  

Es bueno leer los prospectos por posibles alergias al nuevo medicamento o incompatibilidades con alguna patología o tratamiento previos. Pero léelos siempre con propiedad, y en caso de tener alguna duda, ya sabes, consulta a tu farmacéutico.

¿Te gusta este artículo? No te olvides de compartirlo en tus redes sociales.

Fuentes:

Twitter 

Universidad Complutense de Madrid

BOE

Correo farmacéutico

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario