Herpes labial. Tratamiento, desencadenantes y prevención

Herpes labial. Tratamiento, desencadenantes y prevención

Si estás leyendo esto es porque seguramente formes parte de los que ha sufrido herpes labial (calentura o calenturón). Según la OMS 2 de cada 3 personas menores de 50 años están infectadas por el virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1). Y la proporción aumenta con la edad. Aunque ya conoces sus síntomas y evolución en primera persona vamos a repasarlos.

Síntomas y fases

Hormigueo. Antes de salir el herpes se siente hormigueo, picor o quemazón en el labio.

Ampolla. Aparecen alrededor de la boca o en la boca unas vesículas rojizas, dolorosas y con líquido dentro. En esta fase pasamos del hormigueo al dolor.

Úlcera (o exudado). Las vesículas revientan liberando el líquido de su interior. Ésta es la fase más contagiosa y dolorosa.

Costra. Una vez que las vesículas han reventado se van secando y se forma una costra. Si la costra se rompe puede sangrar y doler.

Cicatrización. Se cae la costra y el herpes cicatriza completamente.

Tratamiento

El herpes labial desaparece solo en una semana o dos. Los tratamientos van encaminados a aliviar las molestias y acortar el tiempo de las calenturas porque son muy incómodas.

Crema de aciclovir (antiviral). La pauta adecuada es aplicar una buena cantidad de crema 5 o 6 veces al día. La apariencia debe de ser más o menos como si te hubieras acabado de comer un pastel de nata y se te hubiera quedado un poco en el borde del labio. Así todo el día. El aciclovir acorta el tiempo del herpes si se aplica antes de que las ampollas revienten, una vez han reventado no está demostrado que acorten el tiempo de convalecencia. Pero el simple hecho de tener crema puesta sobre las úlceras hará que estén más hidratadas, menos tirantes y que molesten menos.

Bálsamo reparador. Una vez que han reventado las vesículas puede utilizarse un bálsamo como el LetiBalm que favorece la cicatrización y es más discreto que la crema de aciclovir.

Parches para calenturas. No llevan antiviral por lo que no acortan el proceso. Son más discretos que la crema. Contienen hidrocoloide que favorece la cicatrización de las costras. Son  más útiles que el resto de tratamientos en la prevención del contagio.

Paracetamol o ibuprofeno. En caso de dolor intenso.

No tocar. Hay que evitar tocar y hurgar en la calentura aunque moleste.

Ningún tratamiento cura el herpes labial. La infección con VHS-1 es para toda la vida. El virus se mantiene latente (como un oso hibernando) la mayor parte del tiempo, y de vez en cuando se acuerda de nosotros, sale de su madriguera y nos da un zarpazo en forma de calentura.

Contagio y prevención del herpes

El VHS-1 es muy contagioso. Se transmite muy fácilmente cuando hay una calentura activa. Se contagia por contacto directo boca-boca, asique mientras el herpes esté activo nada de besos, compartir vasos, cubiertos, latas o botellas, toallas ni almohadas. Es la única prevención que existe. ¿Quién no ha visto a varios niños durante un partido de fútbol bebiendo todos de la misma botella? Eso es estar comprando papeletas para una rifa, y el premio es el herpes.

También puede transmitirse aunque no haya infección activa aunque es menos común.

Puede transmitirse a la zona genital por contacto bucogenital y, aunque raramente, madre-recién nacido durante el parto. Aunque el VHS-1 puede afectar a los genitales el herpes propio de la zona genital se el VHS-2 que, en estado activo, puede transmitirse incluso usando preservativo a través de la piel que queda expuesta. Muchísimo cuidado con las ETS y las ITS, estamos bajando la guardia (ver) y son enfermedades graves y contagiosas. Si quieres información sobre el VHS-2 visita este enlace (ver).

Desencadenantes

Una vez que el herpes se queda a vivir con nosotros, con sus hibernaciones y zarpazos, lo que intentaremos es que esté hibernando cuanto más tiempo mejor.

Sol. Utiliza siempre protector labial con protección solar.

Estrés. A veces es inevitable.

Fiebre y bajada de defensas. Como decimos los gallegos “a can fraco todo son pulgas”, lo que quiere decir que siempre se ataca al más débil. El herpes va a estar ahí latente, hibernando en su madriguera, y cuando detecte una bajada de defensas o fiebre, es muy probable que aparezca aprovechando que el sistema inmunitario está débil.

Cambios hormonales. Durante la menstruación y otras alteraciones hormonales pueden aparecer calenturas.

FarmaResumen

Una infección por hespes labial es como una hipoteca, para toda la vida. La mayor parte del tiempo permanecerá latente sin síntomas pero en ocasiones da la lata con una calentura. El tratamiento solo alivia los síntomas y acorta el proceso pero nunca cura. El VHS-1 es muy contagioso, para intentar prevenir hay que evitar besar, compartir cubiertos, toallas, etc con personas que tengan calenturas.

Si te ha gustado comparte en tus redes sociales y suscríbete al blog para recibir entradas similares.

Fuentes

Compeed

OMS

kidshealth.org

kidshealth.org

Medlineplus.gov

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.