Beneficios de las vacunas, resumen resumidísimo

Beneficios de las vacunas, resumen resumidísimo

Ya hemos visto en la entrada anterior qué son las vacunas, qué tipos existen y cómo actúan (ver). Ahora vamos a ver qué beneficios tienen. Desde el punto de vista sanitario la administración de vacunas es de las intervenciones con mayores beneficios para el paciente y el conjunto de la población. Podría pasarme horas y horas hablando de lo beneficiosas que son las vacunas, pero los resumiré al máximo para que no salgas corriendo antes de empezar. Vacunar…

1. Previene enfermedades y sus secuelas

Las enfermedades pueden tener consecuencias serias que las vacunas evitan.

Cuando nos administran una vacuna ésta protege de las enfermedades (mejora el sistema inmunitario) sin exponer a los riesgos de enfermar. Muchas enfermedades tienen secuelas graves que pueden llegar hasta la muerte. Hasta una enfermedad que parece inofensiva como la gripe, causa casi medio millón de muertes al año por sobreinfecciones y complicaciones. Por eso la vacuna de la gripe se administra a los grupos de riesgo (ver). Y si la gripe puede tiene complicaciones otras enfermedades prevenibles ni te cuento…

De las secuelas que pueden ocasionar las enfermedades para las que existe vacuna voy a nombrar algunas: esterilidad, abortos, malformaciones fetales, parálisis de piernas irreversible, herpes Zoster, cáncer de testículo, cérvix, hígado… He hablado con más detenimiento de las secuelas aquí (ver).

2. Salva millones de vidas

Desde la primera campaña de vacunación masiva a nivel mundial hace 200 años, que tuvo como promotor a Carlos IV y que supuso un hito y revolucionó la salud pública (ver) las vacunas evitan millones y millones de muertes. Concretamente entre 2 y 3 millones al año. En los países en los que se llevan a cabo vacunaciones sistemáticas (como el nuestro) las muertes por poliomielitis, sarampión, diarrea del lactante o tos ferina son prácticamente cero. No hace falta que diga que antes de tener acceso a las vacunas eran enfermedades con alta mortalidad. Solo la vacuna del sarampión evitó entre el 2000 y el 2016 20,4 millones de muertes según la OMS.

Salvar taaaaantos millones de vidas es el jaque mate de los motivos para convencerte de lo beneficiosas que son. Pero como vamos sobrados de motivos, sigue leyendo, hay más…

3. Disminuye brotes y erradica enfermedades

Imagínate una fila de fichas de dominó. Muchas de las enfermedades para las que existe vacuna actúan como la mano que tira las fichas. Todos sabemos que cuando un niño tiene la varicela en el cole no cae solo, sino que van cayendo uno detrás de otro (esto es un brote). Las vacunas consiguen eliminar fichas de esa fila parando la cadena de caídas, es decir, parando la transmisión de la enfermedad y aplacando el brote.

Un brote supone:

  • una avalancha de pacientes en las urgencias de los centros sanitarios (dependiendo de la gravedad incluso las UCIs)
  • una cadena de bajas laborales (gran perjuicio personal y económico para las empresas y sus clientes)
  • secuelas y muertes tras el brote (aunque en países desarrollados esto nos parece imposible no hace falta retroceder ni 100 años para saber las consecuencias de los brotes de la polio y la viruela (ver)).

Aprovecho la viruela para enlazar con la erradicación de enfermedades. La viruela, que causaba millones de muertes al año, y secuelas de por vida, ha sido declarada por la OMS la primera enfermedad erradicada gracias a la vacunación sistemática. La polio está erradicada de muchos países y está cerca de ser la segunda de la lista gracias a los esfuerzos de vacunación de la OMS.

4. Proporciona inmunidad de grupo (es solidaria)

Cuando nos vacunamos estamos protegiéndonos a nosotros. Pero también estamos protegiendo a las personas que no están vacunadas. No hablo de los descerebrados de los antivacunas. Hablo de aquellos niños que son tan pequeños que todavía no han sido vacunados. Niños que además tienen un sistema inmunitario inmaduro que se defiende peor frente a patógenos.

Hablo de las embarazadas, hay muchas vacunas que no pueden administrárseles.

Hablo también de aquellas personas, muy pocas, que tienen un sistema inmunitario “defectuso” que no es capaz de generar inmunidad tras vacunarse y de los inmunodeficientes.

Y hablo, por último, de las muy pocas personas que son alérgicas a alguna vacuna y no pueden ponérsela.

Cuando te vacunas lo haces por ti y por todos ellos.

5. Es económicamente eficiente

El coste de una vacuna incluye

  • su compra
  • el material de administración
  • el personal sanitario que la administra

El coste de no vacunar incluye (algunos costes solo a veces)

  • combinaciones de medicamentos para combatir la infección y paliar los síntomas
  • personal sanitario e instalaciones de urgencias (y a veces planta)
  • pruebas médicas (diagnósticas, analíticas, radiografías, resonancias…)
  • intervenciones médicas llevadas a cabo por especialistas
  • visitas médicas y medicación para tratar secuelas y problemas que aparecen a largo plazo à peor calidad de vida
  • coste laboral à baja laboral

¡Vaya! Parece que hay una diferencia de unos miles de eurillos que ahorramos con cada vacuna. Las vacunas ahorran dinero y recursos.

6. Previene el cáncer

Así como el ejercicio físico es un factor de prevención en cáncer de colon algunas vacunas previenen determinados tipos de cáncer. ¿Por qué? Porque hay algunos patógenos que son causantes y/o factores de riesgo de algunos cánceres. El ejemplo más claro es el virus del papiloma humano (VPH) que provoca cáncer de cérvix. Algunos más son:

  • paperas –> cáncer de testículos
  • VPH cáncer de cérvix (en mujeres) y cáncer de ano en ambos sexos
  • virus de la hepatitis –> cáncer de hígado
  • virus de Epstein-Barr –> linfoma

FarmaResumen

Esta entrada es solo la parte visible del iceberg. Los beneficios de vacunar son muy extensos. Vacunarse es un acto que evita millones de muertes, mejora el sistema inmunitario, es económicamente eficiente y previene secuelas como el cáncer. Es clave para nuestra salud, la de nuestros hijos y solidario con aquellos que no pueden hacerlo.

Si te ha gustado comparte en tus redes sociales y suscríbete al blog para recibir entradas similares.

Fuentes

OMS

OMS

Manual de vacunas para padres (SEPEAP)

Deja un comentario