¿Qué llevar al hospital para el parto?

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Antes de que se acabe el mes voy a ser madrina por segunda vez. ¡Qué nervios! Estoy igual de nerviosa que cuando fui madrina primeriza. Pero más nerviosos que yo están los futuros papis, que sí son primerizos. Mi amiga ya tiene la ropa lavada y planchada desde hace más de dos meses, la limpieza general de la casa hecha y la habitación de la niña en la que no va a dormir hasta dentro de muuuuchos meses a punto.
Éste no es un caso aislado. Los nervios y la ilusión de los padres primerizos los hacen ser maravillosos. Se esfuerzan y dan lo mejor de sí mismos desde mucho antes de que el bebé llegue para que el peque esté lo mejor posible desde el primer día. Todo está perfecto, mejor que en cualquier casa de revista.


Una de las dudas existenciales, sobre todo de padres primerizos, es qué llevar al hospital en el momento de dar a luz. Resolveré varias cuestiones.

¿Cuándo preparar la maleta?

El embarazo pone fin a 40 semanas de gestación. Pero a partir de la semana 37 se dice que el bebé “está cumplido” y que, a partir de ese momento, el parto puede producirse. Yo no esperaría a la semana 40 para preparar la maleta. Puede que en esa semana la madre esté muy cansada y con pocas ganas de hacer ni de pensar en nada. ¡O puede que el bebé quiera conocer el mundo y venga antes de tiempo!
Tampoco es recomendable hacerla demasiado pronto. Lo ideal es tenerla preparada desde la semana 37.
La maleta tendrá que tener dentro cosas para el bebé, cosas para la mamá y cosas para el acompañante.

El bebé

Aunque todavía no lo sepa es el alma de la fiesta. Por norma general los hospitales públicos tienen de todo para el recién nacido. Si tienes claro en qué hospital va a nacer puedes preguntar qué es lo que te van a proporcionar. Si no tienes posibilidad de tener esa información, como más vale estar prevenidos, en su maletita llevaremos.

  •  Un gorro. Es muy importante porque los primeros días los bebés pierden el calor por la cabeza. La mayoría de los hospitales suelen proporcionarlo.
  •  Ropa. Hay que llevarle la ropa con la que salir vestido del hospital y la mantita en la que irá envuelto (a la que comúnmente se le llama arrullo). Es su ropa de estreno al mundo exterior, ¿a que es emocionante escogerla? Tiene que estar de 10 e ir muy bien abrigadito. Además llevaremos 4 pijamas y unos 5-6 bodies. Muchos hospitales los proporcionan, pero volvemos al por si acaso.
  •  Pañales. Si los proporciona el hospital mejor que mejor pero si no te harán mucha falta.
  •  Toallitas oleosas. La consistencia de las primeras cacas (meconio) es viscosa y pegajosa por lo que las toallitas oleosas son las más recomendables para limpiar su culete. Las de Sebamed son una buena opción. Puedes encontrar toallitas oleosas en cualquier farmacia.
  •  Pendientes. Lo normal es que la colocación de los pendientes no esté en los protocolos de actuación, por lo que no podemos obligar a nadie a ponerlos. Pero que no cunda el pánico, no suele haber problemas para ponerlos.

No son necesarios

  • Chupetes. Siendo tan pequeños no se recomienda darles chupete por lo que, en principio, no lo incluiremos en la bolsa.
  •  Manoplas. Ocurre lo mismo que con el chupete. El calor que pueden perder por las manos no es significativo como para ponérselas. Además los recién nacidos exploran su entorno a través del tacto. Si se arañan hay que cortarles las uñitas. Las manoplas solo se utilizarían como última necesidad en casos de que se arañe muchísimo.

La mamá

Es la coprotagonista. La que más va a sufrir y disfrutar.

Antes de que empiece el parto, ya durante el embarazo surge la duda ¿epidural sí o no? Si tienes claro que quieres epidural adelante. Aunque no quieras epidural no te niegues a hacerte las pruebas. Si aguantas sin ponerla perfecto, pero hay mujeres que con 2 centímetros dilatados están maldiciendo al marido y rogando por la epidural. Cada cuerpo y cada parto es un mundo. Por si acaso hazte las pruebas, después eres libre de elegir si la quieres o no. Incluso puede que tuvieras claro que la querías y en el momento ves que aguantas sin ella.

Lo primero que debes incluir son tu DNI, tarjeta sanitaria y las últimas pruebas analíticas. Durante la dilatación conviene que tengas.

  •  Abanico, goma para el pelo y balón de Pilates. El balón de Pilates está muy de moda porque funciona muy bien. El abanico y la goma del pelo pueden ser muy útiles para los sofocos.
  •  Un reloj para medir la duración de las contracciones.

Para después del parto

  • Compresas de algodón sin redecilla. El algodón favorece que los puntos respiren mejor. La redecilla puede engancharse en los puntos y lastimarte. Disponibles en farmacias.
  • Bragas desechables. Si las bragas te quedan grandes y se te mueven mucho te molestarán. En este caso puedes llevar bragas viejas que vayas a tirar. Si te hacen cesárea necesitarás braguitas de talle alto para que no se te enganchen en los puntos. Puedes encontrar cualquier modelo de braguita desechable en farmacias.

En los hospitales públicos suelen dar ambas cosas.

  •  Un par de camisones con botones delanteros para darle el pecho, una bata y unas pantuflas cómodas.
  •  Sujetadores de lactancia y discos de lactancia. Estos sujetadores son los más cómodos para dar el pecho. Aunque tus pechos hayan crecido poco y te sirvan tus sujetadores de siempre usa los de lactancia. Las manchas de calostro pueden afear el sujetador y tendrás que tirarlo.
  •  Pezoneras. Son muy cómodas para dar el pecho. Además son el aliado estupendo para evitar las temibles grietas del pezón. En caso de que las grietas salgan inevitablemente el Purelan es estupendo para combatirlas.
  •  Si te han hecho una episiotomía (corte para ayudar a la salida del bebé) para los lavados va muy bien Epixelle, si no cualquier otro gel íntimo específico.

Para la mamá y su acompañante

En prácticamente todos los hospitales se puede quedar un acompañante con la madre y el bebé. Ambos necesitaréis vuestros productos de higiene diaria: cepillo y pasta de dientes, hidratante facial… y un cargador para el móvil, seguro que esos días el móvil anda a mil.

Fuentes

Natalben

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario