Medias de compresión ¿Son para mí?

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las medias de compresión se utilizan en el tratamiento de las varices. Aunque no tengas varices (de momento) sigue leyendo, puede que tengas que usar medias de compresión y no lo sepas.

Para comprender por qué pueden ser beneficiosas las medias de compresión es necesario que conozcas cómo se transporta la sangre en nuestro cuerpo.

La circulación se inicia en el corazón. El corazón, que tiene más potencia que el primo de Zumosol, bombea con fuerza la sangre para que llegue a todo el cuerpo. Las arterias son los vasos sanguíneos que transportan la sangre a alta presión desde el corazón a los distintos órganos. Como la sangre de las arterias es empujada por el corazón llega a las células de los órganos sin problema. Las células de los órganos utilizan los nutrientes que lleva la sangre limpia. Las venas son las que transportan la sangre desde los órganos al corazón nuevamente. Pero a esta sangre venosa no tiene presión para volver.

En las venas de las piernas la sangre circula en contra de la gravedad resultando difícil moverla. Nuestro cuerpo que es muy inteligente, mucho más de lo que pensamos, ha diseñado dos mecanismos para ayudar a la circulación venosa. Por un lado cuando movemos las piernas los músculos se contraen y ayudan a mover la sangre. Por otro las venas tienen unas válvulas que actúan de compuertas permitiendo que la sangre que pasa en sentido ascendente no pueda volver atrás.

Estos dos mecanismos se muestran en las imágenes siguientes.

Si estos mecanismos no funcionan bien las venas no son capaces de devolver correctamente la sangre al corazón. A esta incapacidad se le llama Insuficiencia Venosa. Cuando se cronifica se denomina Insuficiencia Venosa Crónica (IVC). Sus principales manifestaciones son las varices y las piernas cansadas. Las complicaciones pueden derivar en induración y cambios en la coloración de la piel, úlceras y tromboflebitis. Si aparece alguna de estas complicaciones vete de cabeza al médico, no hay más que hablar.

Deberá usar medias de compresión aquella persona que tenga riesgo de desarrollar Insuficiencia Venosa Crónica. ¿Cuáles son los factores de riesgo?

Factores de riesgo de IVC

  • Edad. Las venas van perdiendo elasticidad con los años por lo que es más probable que se dilaten y pierdan su forma.
  • Antecedentes familiares. Sí, es cierto, la genética puede tener la culpa. Para cualquier reclamación ponte en contacto con el departamento de genética, o sea, tus padres.
  • Sexo. La prevalencia de IVC es mayor en mujeres (60-65%) que en hombres (35-40%). Mala suerte para nosotras. Tendremos que esforzarnos más para evitarla.
  • Sobrepeso. Cuanto más pese la persona más presión tendrán que aguantar las venas de las piernas, lo que dificultará el retorno de sangre al corazón.

  • Embarazo. Son varios los factores que influyen en el embarazo. Algunas hormonas del embarazo provocan la dilatación de las venas. Se trata de un proceso necesario que contribuye a que llegue más sangre al útero con los nutrientes y el oxígeno necesarios para que el feto pueda crecer, pero que no obstante, también pueden facilitar el desarrollo de la IVC y la aparición de varices. Además, el útero, al crecer, comprime las venas de drenaje de la pelvis, lo que dificulta el vaciado de la sangre de las piernasy también hace que las venas se dilaten. También influyen en esta etapa el aumento de peso y la disminución de la actividad física. 
  • Tratamiento hormonal. Algunos anticonceptivos pueden aumentar el riesgo, aunque a este respecto no existe consenso.
  • Profesiones de riesgo. Todas aquellas profesiones en las que haya que estar más de 5 horas sentado, o aquellas en las que haya que pasar más de 5 horas de pie, se consideran profesiones de riesgo.
  • Vida sedentaria. La vida sedentaria favorece la IVC, así como la osteoporosis, el colesterol, la diabetes, etc etc. Aléjate de ella. Practica al menos media hora de ejercicio al día. Cúidate, no tienes más que un cuerpo para vivir.

¿Cuándo debo utilizar medias de compresión?

Aunque todos los descritos arriba sean factores de riesgo no es indispensable que uses medias de compresión por el hecho de estar dentro de uno de los grupos arriba descritos. Por ejemplo, tener una cierta edad o tomar anticonceptivos hormonales sin ningún síntoma no es motivo suficiente para utilizar medias de compresión. Plantéate utilizarlas en los siguientes casos.

  • Siempre que tu profesión sea una profesión de riesgo para desarrollar IVC. Podríamos apostar a caballo ganador que, con una profesión de riesgo, antes o después tendrás que usar medias de compresión. Asique mejor no esperes a que aparezcan los síntomas, en este caso para ganar apuesta por la prevención.
  • Si estás en uno de los grupos de riesgo y presentas síntomas. Los síntomas son varices, arañas vasculares, hinchazón de tobillos, dolor, pesadez, hormigueo, cansancio de piernas, calambres…

No dejes pasar los síntomas porque…

Una encuesta realizada por la Junta Directiva de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV) en el año 2000 a 16.186 pacientes aleatorios que acudieron a atención primaria (médico de cabecera) por cualquier causa en 36 provincias concluyó que el 68,6% de los pacientes refería o sufría algún síntoma o signo de IVC.

Este porcentaje de IVC causó un gran impacto cuando se publicó. Hasta entonces se consideraba que era mucho menor, en torno al 20-30%. La diferencia entre esta encuesta y las anteriores está en que esta encuesta se hizo con pacientes que iban al médico por cualquier motivo y las anteriores solo se hacían con pacientes que iban al médico por problemas vasculares.

¿Qué nos dice este estudio?

Nos dice que parece que hay un gran infradiagnóstico de IVC al que además se suma que muchos de quienes lo padecen no son conscientes ya que, a pesar de que la padecían, no iban a consulta por esta causa.

Si padeces síntomas de IVC acude a tu médico, él te dirá qué tipo de media es la más adecuada para tu caso. Además es posible que puedas necesitar terapia complementaria a las medias de compresión.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en tu red social favorita antes de irte, incluida Whatsapp.

Fuentes:

MSD manuales

Infosalus

Cinfa Salud

Encuesta epidemiológica sobre insuficiencia venosa, revista Angiología 294. (ver) 

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

1 comentario en “Medias de compresión ¿Son para mí?

Deja un comentario