Malaria, una epidemia mundial

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Durante los 5 años de carrera me encontré en mi facultad con profesores de todo tipo: de los que se dedicaban a leer el power point, de los que sabían mucho pero no eran capaces de transmitirlo, el que nos asustó a todos  en nuestro primer día de universidad y acabó siendo uno de los más queridos, de los que explicaban bien… y después está mi profesora de parasitología, Elvira, que fue sin ninguna duda la mejor de todas: era una apasionada de la parasitología y yo siempre salía de sus clases con la lección aprendida. Fíjate si era buena que de 4 grupos que éramos en segundo curso a los únicos alumnos a los que nos gustó la asignatura fue a los que nos dio clase Elvira. Yo voy a intentar retenerte en esta lectura con el mismo empeño que ella lo hizo conmigo.

Las enfermedades infecciosas (que son las causadas por microorganismos) son las que más muertes causan en todo el mundo. Principalmente son causadas por bacterias, virus y parásitos, siendo las más importantes:

  • Enfermedad vírica –> SIDA
  • Enfermedad bacteriana –> tuberculosis
  • Enfermedad parasitaria –> malaria o paludismo

MALARIA O PALUDISMO

El término malaria se acuñó hace ya muchos años y procede del italiano medieval “mal aire” mientras que paludismo procede del latín “palus=pantano”. En Roma la enfermedad estuvo muy activa durante siglos. Allí existía la creencia de que la afección era causada por emanaciones de los pantanos. De ahí el origen de los términos “mal aire” de los “pantanos”.

La malaria es una enfermedad que sólo se puede transmitir de persona a persona (a través del mosquito Anopheles). La vía de acceso del parásito y de transmisión es la cutánea.

Las especies que producen malaria pertenecen al género Plasmodium, las principales son:

  • Plasmodium vivax
  • Plasmodium ovale
  • Plasmodium malariae
  • Plasmodium falciparum: provoca el 95% de las muertes por malaria, es la más agresiva

Existen 3 tipos de malaria según la periodicidad de las fiebres:

  • Fiebres tercianas benignas (cada 48h): producidas por Vivax y P.Ovale
  • Fiebres tercianas malignas (cada 48h): producidas por Falciparum, son las más graves pudiendo desembocar en malaria cerebral
  • Fiebres cuartanas (cada 72h): producidas por Malariae

SÍNTOMAS

La malaria se caracteriza por no presentar síntomas hasta pasada una semana de su contagio. Cuando los síntomas aparecen lo hacen en unos ciclos alternando fases de calma relativa y sin fiebre con picos en los que se manifiestan los síntomas. Estos síntomas son: convulsiones, escalofríos, humedad, sudoración, fiebre muy alta, vómitos… Si se trata de P.Falciparum puede provocar malaria cerebral originando alteraciones en el nivel de conciencia, coma, acidosis metabólica, hemorragia… Estos síntomas son muy graves pudiendo desencadenar en muerte.

TRASMISIÓN

La malaria no se transmite directamente de persona a persona si no que se transmite cuando la hembra del mosquito Anopheles infectada se posa sobre la piel desnuda de una persona sana y le pica. El mosquito necesita alimentarse de sangre cada 3 días para nutrir sus huevos con hemoglobina, llega a succionar en una sola ingesta de 10 minutos dos veces y media su peso, lo que en un humano equivaldría a beberse una bañera de zumo entera.

El mosquito suele atacar de noche en cama o bien si uno se acerca a charcos o aguas estancadas al anochecer, que es su hábitat natural.

En el momento de la picadura el Anopheles rocía la zona con saliva para inhibir la coagulación sanguínea. Como el mosquito está infectado, en su saliva van los plasmodios productores de la malaria (sólo en el punto que encierra esta frase caben hasta 50 000 plasmodios).

Como consecuencia de esta picadura la malaria ya está dentro del cuerpo humano.

CURSO DE LA ENFERMEDAD

Una vez dentro del cuerpo, los plasmodios navegan por la sangre hasta llegar al hígado, que es el primer órgano que infectan. En una semana se multiplican muchas veces dentro de las células del hígado, hasta 20 000 veces dentro de una sola célula. En ese momento la célula explota.

Entonces los plasmodios son liberados a sangre y penetran en los glóbulos rojos. Ahora, en los glóbulos rojos, empieza un ciclo que se va a repetir mientras dure la infección.

Los plasmodios se alimentan y multiplican dentro de los glóbulos rojos hasta consumirlos. Una vez consumidos se produce un nuevo estallido de células liberando de nuevo los plasmodios a sangre. Una vez en sangre los plasmodios vuelven a penetran en nuevos glóbulos rojos que vuelven a destruir, como la pescadilla que se muerde la cola. Así van a continuar hasta que el sistema inmunitario del enfermo o un fármaco consigan acabar con los plasmodios o los plasmodios acaben con el organismo (muerte del individuo).

Según las horas que haya entre un estallido de glóbulos rojos y el siguiente las fiebres son tercianas o cuartanas.

TRATAMIENTO

Hoy en día lo más preocupante del tratamiento de la malaria es la aparición de cada vez más resistencias.

La mejor opción terapéutica disponible es la combinación de fármacos. Esta combinación incluye siempre la artemisinina para evitar su aparición, sobre todo en P.Falciparum.

PREVENCIÓN

No existe vacuna contra la malaria aunque hay varias líneas de investigación abiertas, algunas de ellas muy prometedoras como la de Manuel Elkin Patarroyo o Pedro Alonso.

La mejor prevención es evitar los charcos y aguas estancadas al anochecer. Sobre todo, dormir con mosquiteras: una tela fina tan eficaz que, reduce las infecciones a la mitad y las muertes infantiles a la tercera parte.

Si vas a viajar a zona en la que hay malaria puedes prevenirla mediante quimioprofilaxis, es decir, con el empleo de fármacos. Éstos no se pueden usar de manera continua por la población que vive en países afectados por los efectos secundarios que provoca su uso continuado.

Un dato curioso es que la vitamina B6 hace que se sude con un olor que repele a los mosquitos.

CIFRAS

Según las cifras de la OMS en el año 2013 se produjeron 198 millones de casos de malaria que ocasionaron la muerte de unas 584 000 personas.

La mayoría de estas muertes se producen en África, donde cada minuto muere un niño a causa de la malaria.

Únicamente el continente europeo está libre de la malaria. Esta enfermedad es endémica en más de 100 países en todo el mundo.

En África las enfermedades parasitarias producen tantas muertes como las víricas. En el resto del mundo esta proporción es mucho menor.

Muchas familias en África no pueden protegerse de la malaria con mosquiteras. En sus casas porque no poseen los 2 o 3 euros que cuestan.

 

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario