Acné: causas, tipos y definiciones básicas

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El acné es una afección de la piel que afecta al 80% de la población en algún momento de su vida. Desde la sociedad se le tiende a restar importancia clínica considerándolo un problema cosmético más que un problema de salud.

Dentro de los afectados hay dos extremos. Están los presumidos que se impacientan si los granos no se le van en dos días y van probando de todo y saltando de remedio en remedio y los antipresumidos que piensan que preocuparse por el acné es de presumidos y se descuidan tanto que les va a peor y acaban con unas infecciones en la piel de tres pares de narices difíciles de tratar. Ambos están afrontando el acné desde un punto de vista equivocado. Por suerte hay otro grupo que es consciente de que se trata de un problema de salud y que se lo toma con la paciencia e importancia que necesita ¡enhorabuena si estás en este grupo!

Y si no, venga, pásate a este grupo.

Definiciones imprescindibles

Antes de entrar en materia debemos conocer algunas definiciones.

Secreción sebácea: secreción de naturaleza mayoritariamente lipídica producida por las glándulas sebáceas, que se localizan en la dermis. Si esta secreción es excesiva el rostro tiene un aspecto brillante.

Comedón: es una obstrucción de los poros de la piel en la que se acumulan bacterias, sebo y sustancias contaminantes. Hay comedones abiertos en los que la materia entra en contacto con el aire oxidándose y oscureciéndose, son los puntos negros; y comedones cerrados que son blancos y permanecen debajo de la piel, son las espinillas.

Pápula: es una lesión de la piel de menos de 1 centímetro de diámetro que sobresale por encima del nivel de la piel, con bordes definidos y contenido sólido. Tanto las pápulas como los comedones no dejan cicatriz.

Pústula: es una vesícula pequeña llena de líquido o pus que aparece cuando la piel está inflamada o infectada. En casos leves no deja cicatriz.

Nódulos y quistes: son lesiones de mayor tamaño, profundidad y gravedad. Se presentan en los tipos más graves de acné. Dejan cicatriz. Pueden ser peligrosos si evolucionan a abscesos o presentan úlceras.

Causas de acné

La aparición del acné suele ir ligada a uno o más de los siguientes factores.

  • Hormonal: los cambios hormonales son la causa más común. Puede presentarse en la pubertad, en el embarazo y durante la menopausia. Antes o durante los días del período también pueden aparecer granitos
  • Uso de cosméticos inadecuados: se originan, sobre todo, comedones cerrados
  • Sol: la exposición solar seca los granitos pero a la larga produce aumento de la secreción de sebo. Además el aumento de sudoración que produce el calor empeora los granos
  • Roce: el uso de prendas de ropa con cuello alto, cintas para hacer deporte, el propio cabello suelto o tocarse la cara con las manos de manera continuada obstruyen los poros

  • Alimentación poco saludable: el exceso de grasas, los frutos secos, el chocolate, el picante y los embutidos favorecen la aparición del acné
  • Malos hábitos: la falta de higiene adecuada para la piel
  • Algunas enfermedades como el Síndrome del ovario poliquístico y medicamentos también pueden provocar acné

Tipos de acné según su gravedad

  • grado 0: se denomina preacné. Se caracteriza por exceso de secreción sebácea y poros abiertos
  • grado I: comedionano. Se caracteriza por la presencia de comedones abiertos o cerrados, puede haber pápulas
  • grado II: hay comedones, lesiones inflamatorias, pápulas y pústulas superficiales
  • grado III: también aparecen pústulas profundas y nódulos
  • grado IV: se presentan nódulos, quistes y cicatrices (acné nódulo-quístico)

Los grados 0 y I se engloban dentro del denominado acné leve. El grado II corresponde al acné moderado y los grados III y IV forman el acné severo.

En el próximo post afrontaremos el tratamiento de los tipos de acné leve y moderado, no el severo. Las lesiones del acné severo SIEMPRE tienen que ser tratadas por un médico ya que los tratamientos que requieren siempre necesitan receta médica. Nunca hagas caso de productos milagro ni chorradas varias que prometen el oro y el moro para tratar el acné severo y que lo único que hacen es estropear la piel, el acné severo es una inflamación-infección seria de la piel y hay que hacerle frente como tal.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en tus redes.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario