Ilusiones ópticas, no dejes que tus ojos te engañen

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Primer post de año a día 21 de enero, ¡me vais a matar!

Antes del linchamiento dejadme pronunciar mi alegato.
Entre los propósitos de año nuevo, mi chico (que es el mejor novio del mundo) y yo, hemos decidido que nos casamos ¡qué ilusión! aunque no óptica. En realidad ya estaba decidido de algunos meses atrás, pero hemos cogido el año con fuerza y hemos estado organizando toda la celebración estos días. Así que me he volcado y he ocupado todo mi tiempo y más a esta dura tarea. Me entendéis, ¿verdad?

Y digo dura porque lo de entregar invitaciones es trabajo para sólo para los más fuertes. En cada casa a la que vamos nos invitan a tomar algo, lo que está obligando a nuestros riñones y vejigas a trabajar mucho y los tipos finos que queríamos lucir en nuestro día se alejan y se pierden en un horizonte que se vuelve tan esférico como nuestras barrigas (vivimos en Galicia y aquí que te inviten a tomar algo quiere decir que ese día ya no cenas y que te van a quedar reservas para toooodo el día siguiente). A pesar del tamaño de nuestras barrigas, que esperamos solucionar de aquí a la fecha prevista, estamos encantados.
¿A que después de oír la feliz razón de mi demora ya no me vais a matar y sí me vais a perdonar?
Y ahora vamos con nuestras farmacosas.
Mira esta imagen durante unos segundos.


¿De qué color ves estas píldoras?
– ambas grises
– una azul y la otra roja
La respuesta es que ambas son exactamente del mismo gris pero lo habitual es que la percibas con distinta tonalidad.

¿Qué me ocurre, doctor?

Lo que ocurre es que tu sistema visual no ve las píldoras de manera aislada, sino que las ve en el contexto que las rodea.

Cuando percibimos un objeto a través de nuestros ojos no lo percibimos de un color u otro de manera absoluta, si no que nuestra percepción del mismo depende de su relación con los colores que lo rodean. El cerebro reinterpreta la imagen teniendo en cuenta el contexto y compensando los colores.

Lo que el ojo humano ve no es la realidad. Para comprobar que las píldoras son del mismo color agujerea un folio sólo por encima de las píldoras y obsérvalas, et voilà! Son del mismo color.

La vista

El sentido de la vista está formado por tres elementos importantes: el ojo, el nervio óptico y el cerebro.

Ojo: en la parte posterior del ojo se encuentran los conos y los bastones. El ojo tiene alrededor de seis millones de conos, son poco sensibles a la luz y su función es dar información sobre la nitidez y el color. También tiene ciento veinte millones de bastones, son muy sensibles y su función es percibir el brillo, el blanco y el negro.

Nervio óptico: recibe información del ojo y la conduce al cerebro mediante impulsos nerviosos.

Cerebro: transforma estos impulsos nerviosos en la sensación visual.

Un cuarto elemento importante es la luz ya que a oscuras no podemos ver.

El complejo sentido de la vista nos permite percibir el color, el brillo, la profundidad, la forma, el movimiento,… de las cosas.

Es de una increíble delicadeza y perfección. Mejor que cualquier sistema que quisiéramos diseñar artificialmente, como casi todo el funcionamiento del organismo humano.

Pero en su afán de perfeccionamiento, al intentar compensar la imagen vista, “cae” en trampas como la de las cápsulas a las que llamamos ilusiones ópticas.

¿Conocías la existencia de las ilusiones ópticas? ¿Quieres compartirlas conmigo?

Mi ilusión (no óptica) es que compartas este post. ¡Gracias!

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 comentarios en “Ilusiones ópticas, no dejes que tus ojos te engañen

Deja un comentario