2 kg de bacterias en nuestro intestino

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El ser humano según la clasificación taxonómica de los seres vivos se encuentra dentro del dominio Eukarya – reino Animalia – filo Chordata (con cuerda “espina” dorsal) – clase Mammalia – orden Primates – familia Hominidae – género Homo – especie Homo sapiens.

Somos según la evolución la especie dominante. La más inteligente. Capaz de modificar el entorno para adaptarlo a nuestras necesidades y crear toda suerte de herramientas que nos aíslan de la dependencia de otros seres vivos para necesitarnos sólo a nosotros mismos y lo que creamos.

La pregunta es ¿realmente esa “aparente” superioridad nos permite alejarnos del resto de seres vivos? ¿Hasta qué punto somos independientes?

(Digo aparente porque según parece las cucarachas nos ganarían por goleada resistiendo la radiación generada por un ataque nuclear, soportan niveles de radiación más de diez veces superiores a nosotros, ya ves tú las ironías de la vida. Las cuquis nos ganan.)

Esta pregunta se contesta en dos palabras MICROBIOTA NORMAL, también conocida como flora microbiana.

Desde el punto de vista de la relación con otros seres vivos es imposible que una persona pueda ser un ente aislado, impoluto y esterilizado como si fuese un bisturí listo para cortar. Además de los 37 billones de células que componen un ser humano cada uno de nosotros alberga aproximadamente ¡¡100 billones de microorganismos simbiontes!! que cohabitan en nuestra piel, intestino,… sin causarnos ningún perjuicio, si no todo lo contrario. En muchas ocasiones son beneficiosos, como los Lactobacillos que mantienen el pH vaginal en 4.5

En el intestino se encuentran aproximadamente el 95% de estos microorganismos que nos acompañan y los conocemos como flora intestinal. Nuestra flora intestinal contiene billones de bacterias y levaduras. Se calcula que son aproximadamente 10 veces más numerosas que las células humanas que hay en todo el cuerpo. Se conocen más de 1000 especies distintas habitando en nuestro tracto intestinal.

La alimentación es el factor que más influye en la composición de nuestra flora intestinal. Una dieta equilibrada y rica en fibra soluble es el mejor aliado para lograr una buena salud intestinal. Un gesto simple como tomar un yogur natural al día aporta millones de bacterias que contribuyen a equilibrar nuestra flora. Toda esta cantidad de bacterias pesa alrededor de 2 kg y tiene funciones beneficiosas para nosotros como:

  • Producir algunas vitaminas como la vitamina K fundamental en la coagulación
  • Mantener a raya a posibles microorganismos invasores, este equilibrio puede perderse en procesos diarreicos o con la toma de antibióticos
  • Ayudar en la digestión de algunos alimentos
  • Contribuir al buen funcionamiento del sistema inmunitario

Algunas enfermedades como la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome de intestino irritable (en ambas son comunes períodos de diarrea), la diabetes (en la que la concentración elevada de azúcar favorece la colonización de especies que alteren el equilibrio) o incluso la obesidad influyen negativamente en la composición de nuestra flora intestinal.

Entonces ¿somos realmente superiores cuando necesitamos de unas bacterias microscópicas para que nos hagan funciones de digestión, ayuden a que nuestro sistema inmunitario funcione mejor y a que la coagulación de nuestra sangre no se desajuste?

Teniendo en cuenta que los fallos en la coagulación tienen como consecuencia hemorragias, trombos y, si son graves, la muerte debemos ser conscientes de que sin estas bacterias nos extinguiríamos.

Es excitante saber que algo tan minúsculo y tan distinto de nosotros, que se encuentra en el dominio Bacteria de la clasificación de Woese y que evolutivamente es mucho tan simple y primitivo es imprescindible para nuestra supervivencia.

Moraleja “no desprecies a nadie por pequeño que sea”

Probióticos

Los probióticos son medicamentos que contienen microorganismos (bacterias) vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud de la persona que los toma.

Los probióticos intestinales están formados por bacterias de los géneros Lactobacillus y/o Bifidobacterium y son útiles en caso de diarrea para reponer la flora intestinal. Un estudio reciente avala la mejora de los síntomas del Síndrome de Intestino Irritable tras la toma de los mismos.

Ejemplos de alimentos ricos en probióticos son el yogur, el kéfir, el chucrut, el chocolate negro o los pepinos encurtidos. No te cortes, tómalos a menudo, tu salud intestinal lo agradecerá.

¿Te ha gustado este artículo? Dale la máxima difusión, compártelo.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

0 comentarios en “2 kg de bacterias en nuestro intestino

Deja un comentario