Deja de fumar, deja los malos humos

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El tabaco es la principal causa de muerte prematura evitable en España. Es el responsable del 90% de los casos de EPOC. Contiene sustancias irritantes y perjudiciales, que afectan especialmente a niños y fetos (a través de las madres). Es adictivo. El humo que se produce al fumar es cancerígeno, existe la falsa creencia de que el tabaco natural y la marihuana no son cancerígenos porque son naturales. Olvídate de eso, lo que es cancerígeno es el humo inhalado, da igual que el cigarro sea natural, de marihuana o comprado.

Cualquier día es bueno para dejar un hábito tan perjudicial, ¿no crees? Asique anímate.

Lo primero y absolutamente fundamentas que tienes que hacer es querer dejar de fumar y convencerte de que con esfuerzo y paciencia lo vas a conseguir. Márcate una fecha, a partir de esa fecha deshazte de todo el tabaco que tengas y de lo que te recuerde al tabaco: mecheros, cerillas, ceniceros,… Después busca los beneficios que te va a traer dejar de fumar. Yo te voy a dejar algunos generales pero seguro que tú encuentras alguno más ¿cuáles son los tuyos?

Beneficios de dejar el tabaco

  • Disminuirá el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el tabaco como cáncer, EPOC, asma,…
  • Aumentarán tu esperanza y calidad de vida
  • Mejorarán tus sentidos del olfato y el gusto, recuperarás sabores y olores que habías olvidado que existían
  • Mejorará el estado de tu piel
  • Tendrás un aliento más fresco, unos dientes más blancos (y si tienes bigote o barba ya ni te cuento, no hay color) y la boca más sana en general. Te aseguro que la próxima vez que vayas al dentista lo vas a notar
  • También tus dedos perderán ese color amarillento típico de los fumadores (y tus pulmones aunque no los veas)
  • Tu ropa, tu pelo, tu coche, tu casa y tú dejaréis de oler a humo revenido
  • Los que te rodean no tendrán que ser fumadores pasivos y los más jóvenes no imitarán el hábito de fumar
  • El bolsillo, el dinero que ahorres al dejar de fumar podrás invertirlo en algo más útil que en futuras enfermedades

Es conveniente que te hagas una lista con el día y los diez (como los diez mandamientos) motivos por los que dejas de fumar. Ponla en un sitio que vayas a ver todos los días y repásala al menos una vez al día, los primeros 15 días dos veces al día. Ella te ayudará a recordar por qué lo quieres dejar cuando tengas ganas de coger un cigarro. Memorízala y repítela todos los días hasta que llegue el día en el que no sientas la necesidad de fumar.

Si te entran ganas de fumar

  • Busca un sustituto del tabaco para tener en la mano/boca. Puedes tomar chicles, caramelos sin azúcar o frutos secos como pipas, almendras,… los frutos secos al tener que que pelarlos ocupan mente y manos. Para tener entre las manos te puede servir también un boli
  • Practica algún deporte al aire libre o en grupo, pasea, pinta, vete al cine,…
  • Fumar es un hábito. Hay quien relaciona el café con un cigarro o subirse al coche y encender un cigarro… identifica esas situaciones y evítalas. Si no puedes evitarlas cambia el hábito

En caso de duda…

Los farmacéuticos estamos ahí. Si crees que lo necesitas existen terapias sustitutivas con parches, chicles o sprays de nicotina para fumadores de más de 10 cigarros por día y tratamientos con medicamentos. Los tratamientos con medicamentos funcionan muy bien, eliminan la ansiedad y las ganas de fumar, a los 15 días la ansiedad ha desaparecido pero es peligroso dejar el tratamiento tan pronto porque al dejarlo las ganas vuelven. Los tratamientos con medicamentos necesitan receta médica y cumplir el tiempo total de prescripción.

¿Has marcado ya el día en el que lo vas a dejar? A por todas valiente. Si tienes cualquier duda no dudes en preguntarme, soy tu farmacéutica virtual. 😉

Comparte este artículo con aquell*s valientes que lo quieran intentar.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario