Tu piel no olvida, protégela del sol

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Antes de empezar a leer este artículo mira atentamente el siguiente vídeo en el que la piel de distintas personas es grabada con una cámara ultravioleta (UV) .

¿Has visto la piel de los niños limpia y sin marcas por el sol a los rayos ultravioleta en contraposición la piel de los adultos llena de marcas?

¿Has visto también como el protector solar forma una película opaca que protege de los rayos?

El efecto de los rayos de sol sobre tu piel es acumulativo e irreversible. Tu piel tiene una memoria de elefante, las horas que estés expuest@ al sol se acumulan y quedan grabadas. Además cada quemadura solar produce daños irreversibles (de por vida) en la piel.

Está demostrado que los problemas cutáneos de la vida adulta vienen condicionados en gran parte por la cantidad de radiación recibida durante la infancia,por eso hay que proteger mucho la piel de los peques.

EFECTOS BENEFICIOSOS DEL SOL

– estimula la producción de vitamina D que mineraliza los huesos evitando el raquitismo y la osteoporosis

– produce sensación de bienestar y alegría, ahuyenta la depresión

– mejora algunas enfermedades de la piel: psoriasis, dermatitis atópica, acné…

– protege de afecciones bacterianas

– la radiación ultravioleta B (UVB) estimula la fabricación de melanina que es la responsable del bronceado que nos protege del sol y de las quemaduras solares

RADIACIONES SOLARES PELIGROSAS

Ultravioleta A y exceso de ultravioleta B: provocan quemaduras solares, manchas cutáneas, envejecimiento cutáneo prematuro y cáncer de piel.

Infrarroja A: está cobrando relevancia en los últimos años. Tiene capacidad de penetrar más profundamente en las capas de la piel. Es la principal responsable del envejecimiento cutáneo prematuro. Provoca también aparición de cáncer.

FARMASEJOS PARA PROTEGERTE DEL SOL

– Utiliza fotoprotectores todos los días de verano, incluso en días nublados, recuerda la película opaca a los rayos UV que forman sobre la piel. Aplica el fotoprotector media hora antes de la exposición al sol y después cada 2 horas o después de cada baño. Presta especial atención a proteger el empeine de los pies y a las orejas, son zonas muy sensibles a las quemaduras y por su ubicación a veces no se protegen

– Utiliza también un protector UV labial para que éstos no queden desprotegidos de la película opaca

– Bebe abundante agua y zumos para evitar la deshidratación

– Viste ropa que no deje amplias zonas al descubierto, gorros y gafas de sol homologadas (es muy importante que protejas tus ojos frente a la radiación solar)

– No tomes el sol entre las 12 y las 16 horas

– no te quedes dormid@ al sol ¡prohibido echarse la siesta en la playa!

– Utiliza lociones libres de perfumes y alcohol ya que éstos irritan la piel

– Después de una jornada con sol aplícate “after sun”

Como farmacéutica no puedo acabar este artículo sin recordarte que algunos medicamentos producen fotosensibilidad (respuesta exagerada a la luz, generalmente luz solar, que se manifiesta minutos, horas o días después de la exposición y puede persistir durante un tiempo variable. La reacción aparece solo en las regiones expuestas a la luz).

Si tienes dudas sobre la posibilidad de que un medicamento esté causándote o pueda causarte fotosensibilidad, o sobre otra cuestión que aparezca en este artículo no dudes en preguntarme. Éste es el símbolo que aparece e el cartonaje de los medicamentos que causan fotosensibilidad.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en tu red social favorita.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn