Cómo curar una herida para no dejar cicatriz

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Soy de pueblo. Nací en un pueblo pequeño y bonito, para mí, el mejor de todo el mundo.

Me pasé los veranos jugando en la calle fuera de casa con mis primos y vecinos. Nosotros hemos formado parte de esos niños que confirman la siguiente estadística: los accidentes infantiles aumentan en verano. Éramos un grupo numeroso y raro era el día en el que alguno de nosotros no sufría algún “accidente”: rasguños, cortes, caídas… pero es que jugar tantas horas acaba siendo tarea de alto riesgo y las manos no siempre aparecen cuando se necesitan para frenar la caída y evitar la catástrofe. La caída la frenaban las rodillas, el culo o la cara.

 

LAS CICATRICES

La piel es el órgano más extenso del cuerpo. La cicatrización es el proceso de reparación natural que empieza en el momento en el que la piel y, en ocasiones, tejidos adyacentes sufren una lesión. La desventaja que tiene la cicatrización es que nuestro cuerpo no es capaz de reemplazar el tejido destruido, que era especializado y ordenado, por otro igual. Si no que lo reemplaza por tejido conectivo, rico en colágeno y menos ordenado que el anterior.

Las cicatrices permanentes pueden acabar siendo desde un problema estético que puede disminuir la confianza en uno mismo si se encuentran en una zona visible hasta un problema de salud originando marcas dolorosas y que disminuyen la movilidad de la zona a la que afectan. Sea cual sea tu motivación te voy a explicar cómo disminuir las cicatrices.

CÓMO EVITAR LAS CICATRICES

La mejor manera de tratar a una herida para que no queden cicatrices es, tras haberle hecho una cura con desinfectante (agua oxigenada, alcohol o Betadine®) mantenerla cubierta en todo momento con un apósito que proporcione condiciones de curación húmeda.

Las ventajas de este método son:

  • Proporciona un ambiente húmedo de modo que no se forman costras, permitiendo que las células se desplacen y dividan con más rapidez
  • Permite que la herida cure hasta un 50% más rápido
  • Mejora el proceso de curación global, dado que mantiene la herida húmeda, la piel flexible y cualquier movimiento sin dolor
  • Está demostrado que reduce el riesgo de retracción cicatrizal, dando lugar a un mejor resultado cosmético en caso de lesiones pequeñas (y operaciones menores o extirpaciones de lunares)

La curación húmeda es la manera ideal de curar una herida. En ella la herida debe estar cubierta de crema y tapada con un apósito (Hansaplast® fabrica apósitos cicatrizantes) en todo momento. Esta manera de curar es similar a la curación de un tatuaje, una tarea que requiere mucho cuidado y constancia. Las cremas que usaremos son:

  • una crema antibiótica mientras haya riesgo de infección (Liade®, Bactroban®, Mupirocina Isdin®, Plaismine®)
  • una vez cerrada la herida se aplica crema cicatrizante (como Cicalfate® o Cicapost®).

Con este método las cicatrices serán mínimas o inexistentes en el mejor de los casos.

Éste es el método ideal, que en la vida real no se va a poder aplicar en todos los casos. Lo que dará lugar, en ocasiones, a costras y cicatrices. Siguiendo los farmasejos que te doy a continuación lograrás que estas cicatrices sean lo más discretas posible.

FARMASEJOS PARA REDUCIR CICATRICES

  1. Lo primero que hay que hacer es tomar algunas medidas para evitar  heridas como tener cuidado cuando se usen herramientas cortantes, martillos y demás.
  2. No todas los accidentes caseros se pueden evitar, es importante que tengas en casa un botiquín de primeros auxilios. Cuando la herida es muy profunda, no para de sangrar o no puedes limpiarla bien acude al centro médico.
  3. Si se forma costra es muy importante que no la levantes. Si levantas la costra puedes reabrir la herida e introducir bacterias y generar una cicatriz más grande.
  4. Además de las cremas cicatrizantes citadas anteriormente en la medicina tradicional se han usado aceite de rosa mosqueta, y preparados de caléndula, encina y nogal como ayudantes a la cicatrización
  5. Masajea suavemente unos 30 segundoa alrededor de la herida una o dos veces al día. Esto favorecerá la circulación de la zona  y ayudará a deshacer el exceso de colágeno.
  6. Como siempre mantén una dieta equilibrada que aporte todos los nutrientes necesarios a tu organismo. Una nutrición deficiente repercutirá tanto en el proceso de curación, que será de peor calidad como en tu calidad de vida que empeorará. Recuerda que una buena alimentación es fundamental. Come sano y variado y tu cuerpo estará contento.
  7. Una vez curada la herida aplica protección solar sobre ella al menos durante 15 días para que no quede marca.

Cada persona tiene su ritmo de cicatrización y que para algunas este proceso es más dificultoso que para otras.

Los niños tienen una capacidad de regeneración de la piel (por lo tanto de cicatrización) superior a los adultos ya que esta capacidad se va perdiendo progresivamente con la edad.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

3 comentarios en “Cómo curar una herida para no dejar cicatriz

Deja un comentario